Protestas, problemas y ausencias en el primer día de la huelga de profesores de Los Ángeles

Protestas, problemas y ausencias en el primer día de la huelga de profesores de Los Ángeles
Maestros protestan afuera de la escuela Wilmington Middle School. (Jacqueline García)
Foto: Jacqueline García / Impremedia/ La Opinion

Sin importar la lluvia, maestros, estudiantes y hasta padres de familia alternaban el lunes con carteles de protesta y sombrillas en mano al comienzo de una huelga de profesores de escuelas públicas de Los Ángeles.

El paro laboral llega tras 21 meses de negociaciones entre el Distrito Escolar Unificado (LAUSD) y el Sindicato de Maestros (UTLA) que no se ponen de acuerdo sobre un aumento de salarios para los educadores y el rechazo de la última oferta del distrito que incluía una reducción de clases pero solamente por un año.

“Estamos luchando por justicia por nuestros estudiantes, es injusto que tengamos salones de clases enormes, no tenemos las suficientes enfermeras, consejeros, no tenemos psicólogos”, dijo Essie White, maestra de la secundaria Phineas Banning en Wilmington. “Necesitamos que LAUSD venga a la mesa y nos ofrezca un buen contrato”.

Algunos estudiantes se rehusaron a cruzar la línea de piquete y regresaron a sus hogares mientras otros con mochila en hombros y pancartas decidieron apoyar a sus maestros y corear frases de protesta a todo pulmón.

“Estamos apoyando a los maestros porque nos sentimos perdidos en los salones sobrepoblados y siento que los estudiantes tenemos menos atención así”, dijo el estudiante Andrés Ortiz.

“Nuestros maestros son tratados muy injustamente y no son solo cuerpos en la escuela, ellos tienen la habilidad de impactar muchas vidas y a muchos niños y sus futuros”, añadió su compañero Manuel Cruz.

Manuel Cruz (rojo) y Andrés Ortíz (der.) junto a sus compañeros apoyaron a sus maestros de la secundaria Banning. (Jacqueline García)

A unas cuadras, en la escuela intermedia Wilmington, la maestra Mayra Nava dijo que aunque el LAUSD ya accedió a los aumentos salariales, ellos están luchando por razones mucho más fuertes.

“Queremos que reduzcan los números de cada salón porque ahorita ya estamos impactados con muchos estudiantes y con más estudiantes va a ser mas difícil darles la instrucción necesaria que ocupan”, expresó.

Algunos maestros explicaron que tienen hasta 42 estudiantes en salones con 39 sillas. Las clases usualmente son de 55 minutos impidiendo tener un contacto más cercano con sus estudiantes y no les ofrecen espacio para tener un asistente de maestro.

Algunos profesores consideran que el límite debería ser de 35 estudiantes.

Padres se unen a huelga

En Los Ángeles, Jessica Rodríguez llegó para apoyar a los maestros de la secundaria John Marshall acompañada de sus tres nietos de 12, 11 y 9 años de edad.

“Quiero que los maestros sepan que la comunidad esta aquí con ellos y estaremos para apoyarlos. No vamos a cruzar la línea de piquete, vamos a estar en solidaridad y no cruzaremos la línea todo el tiempo que sea necesario”, dijo Rodríguez.

Agregó que esta decisión fue tomada en familia y es una forma de demostrar a los niños que cuando una persona no puede hacerse escuchar por si sola, debe hacerlo en grupo. Ella espera que el superintendente del LAUSD, Austin Beutner, los escuche ahora con el paro laboral.

“La comunidad esta esperando que cumpla las demandas de los maestros. No es algo indignante, es lo justo”, dijo Rodríguez.

La estudiante de la secundaria Marshall, Becky Montes, dijo que apoya a los maestros y empleados porque cree que es importante tener menos estudiantes en los salones. “Porque así tienes más enfoque en los estudiantes y si no, no hay tiempo de tener conexión [maestro] con los estudiantes”, dijo Montes.

Maestros protestan afuera de la escuela Wilmington Middle School. (Jacqueline García)

Las escuelas continúan abiertas

Horas después de haber comenzado la protesta por todo el distrito de LAUSD, el superintendente Betuner dijo que las 1,240 escuelas del LAUSD están abiertas.

“Los autobuses están en horarios de escuela regular, los almuerzos se están dando en horario regular…pero no es un día regular de escuela”, dijo Beutner refiriéndose a la huelga.

Agregó que alrededor de 3,500 personas están participando en la protesta, pero LAUSD sigue comprometido a resolver la disputa laboral con el sindicato de maestros.

Por su parte, la presidenta de la junta escolar de LAUSD, Mónica García dijo que aunque el día fue modificado en algunos planteles los estudiantes están seguros en las escuelas. Ella puso énfasis en el apoyo que se les esta brindando en estos momentos a estudiantes de bajos recursos, casa de crianza y sin hogar.

“Sabemos que para las familias en nuestra comunidad que absolutamente están necesitados de este distrito todos los días, esos jóvenes también tienen derechos y estamos agradecidos con todos los empleados y todos los voluntarios que llegaron a apoyar a nuestros jóvenes”, dijo García. “Estos chavos solo quieren aprender a leer, trabajar y seguir a la graduación y estamos sumamente enfocados que esos derechos siguen en Los Ángeles”.

El sindicato de maestros aseguró que continuará con la protesta tantos días sean necesarios hasta llegar a un acuerdo justo con el LAUSD.

Durante el día, el Distrito estará ofreciendo actualizaciones así como los resultados de la asistencia de estudiantes en las escuelas.

Padres que tengan preguntas acerca de la huelga pueden llamar al centro de llamadas del LAUSD al (213) 443-1300.