Los Ángeles regulará renta de viviendas vacacionales

No todos quedan de acuerdo, pero es un avance para poner balance a la necesidad de vivienda en Los Ángeles, dicen concejales
Los Ángeles regulará renta de viviendas vacacionales
El procurador de Los Angeles dice que el propietario del edificio desalojo a residents para rentar las unidades a turistas. @LACityAttorney
Foto: @LACityAttorney / @LACityAttorney

El Concejo de Los Ángeles aprobó una ordenanza para regular la vivienda que se renta a corto plazo con fines vacaciones en sitios de Internet como Airbnb.

La ordenanza pone límites a la renta de casas con fines vacacionales y prohíbe la conversión de apartamentos en los que ha dado en llamar “hoteles solitarios”.

La regulación define como residencia primaria aquella donde el anfitrión vive en el sitio por al menos seis meses.

“Hemos perdido miles y miles de unidades. Hemos contribuido al desamparo y a los altos precios que han hecho la Ciudad insostenible. Tenemos que tomar cartas en el asunto para cambiar esto”, dijo.

La medida permitirá a los propietarios de casa con un buen récord como anfitriones de viviendas de renta a corto plazo hacer una petición para sobrepasar los 120 días al año.

Sin embargo, la Ciudad puede negar el derecho a rentar todo el año a los anfitriones que tengan violaciones por alterar el orden público.

Para que esta ordenanza se aprobara, tuvieron que pasar tres años de debate sobre las regulaciones que involucraban a Airbnb. En 2016, esta compañía alcanzó un acuerdo por tres años con la Ciudad de Los Ángeles para pagar impuestos a los hoteles de parte de los anfitriones.

Los anfitriones de Airbnb han pagado más de 100 millones de dólares en impuestos desde 2016.

La ordenanza fue aprobada de manera unánime por el Concejo para entrar en vigor el 1 de julio, aunque podría retrasarse para más delante cuando se espera que la Ciudad considere otra ordenanza para regular las residencias que no son primarias.

El concejal Mike Bonin comentó que la ordenanza no satisface 100% a nadie. “Pero es lo más cercano que el Concejo ha logrado después de años de trabajo para poner balance entre los intereses involucrados”, indicó.

La ley local obliga a los propietarios de espacios para renta en Airbnb obtener números de registro de la Ciudad para promover sus unidades  en plataformas online.

A las unidades que se les permita rentar y reúnan el criterio de la Ciudad, serán elegibles para obtener los números de registro.

A quienes no tengan un registro, se les considera en violación de la ordenanza de la Ciudad.

También se exige a la compañías Airbnb y HomeAway dar seguimiento al número de días que un anfitrión ha rentado su propiedad y hace a estas páginas de renta vacacional sujetas a sanciones por 1,000 diarios en caso de violación.

Mattie Zazueta, portavoz de Airbnb dijo que el compartir la casa y las casas de renta vacacional juegan un importante papel al permitir a los angelinos beneficiarse de los 48 turistas que visitan Los Ángeles cada año.

“La Ciudad necesita una política de renta a corto plazo amplia que regule esta actividad, incluyendo el mercado de rentas a largo plazo”, indicó.

Zazueta dijo que la política aprobada por el Concejo, crea un hueco porque hará que los malos actores salten de una plataforma a otra en un esfuerzo por evadir las reglas.

“Creemos que podemos trabajar con la Ciudad para promulgar reglas que preserven los beneficios económicos de las rentas a corto plazo para los residentes mientras minimizamos las preocupaciones por la accesibilidad de vivienda”, expuso.

Un reporte reciente sobre la renta de vivienda vacacional y Airbnb mostró que había 1.5 millones de unidades habitacionales en Los Ángeles en 2017 y casi 13,600 fueron se rentaron con fines vacacionales. Esto representa el o.9% del total del abasto de vivienda de la ciudad.

Solo AIrbnb enlistó el año que cerca del 0.3% del abasto de vivienda, poco menos de 3,000 unidades se usaron para rentar con fines vacacionales.

El concejal Bonin comentó que la ordenanza muy probablemente necesitará ser revisada dentro de seis meses o un año para determinar si funciona o qué está débil. Eventualmente el Concejo puede ajustarla para proteger las viviendas vacacionales y preservar los vecindarios. ‘Es importante ayudar a la gente que genuinamente trata de usar su propiedad personal para complementar su gasto”, sostuvo.

Sanciones

El procurador de Los Ángeles, Mike Feuer logró un acuerdo con Venice Beach Suites, LLC  y su dueño William Layman para resolver las acusaciones por operar un edificio de departamentos con rentas estabilizadas como un hotel.

El inmueble está localizado en el 1305 de South Ocean Front Walk.

“Mi oficina hará todo lo posible por proteger el escaso abasto de vivienda accesible de Los Ángeles”, dijo el procurador Feur.

El acuerdo obliga a Venice Beach Suites y sus propietarios 200,000 dólares en sanciones civiles, y a ofrecer todas las 25 unidades que no están ocupadas por inquilinos a largo plazo, con tarifas del mercado de 2012, así como a desistirse de operar y promover unidades como lugares de renta a corto plazo con fines vacacionales.