La preocupación que une a América

La jubilación es un momento complicado que se presenta con ajustes económicos
La preocupación que une a América
La gran mayoría de los americanos están preocupados por su jubilación./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Hace dos años Herbert Whitehouse dijo que lamentaba que los planes 401k, creados en los años ochenta, hubieran sustituido en vez de complementar los planes de pensiones garantizadas de las empresas.

Es relevante porque Whitehouse, es uno de los proponentes de este plan de ahorros.

Y el 64% de los americanos está de acuerdo con su lamento según ha verificado en un reciente informe el National Institute on Retirement Security (NIRS).

Para estos, las pensiones garantizadas (cuando llega la misma cantidad de por vida al bolsillo del jubilado) son mejores que las cuentas 401k a la hora de tener seguridad. El 77% cree que quien tiene una pensión va a estar más cómodo en la jubilación que quien tenga ahorros.

El NIRS explica que incluso en un país tan dividido como EEUU en muchas cuestiones, la mayor parte de los ciudadanos considera que existe una crisis en el futuro de la jubilación y el 80% de los demóctratas, el 75% de republicanos e igual porcentaje de independientes coinciden en ello.

Es una preocupación que une a América en un momento en el que no hay movimientos por parte del Gobierno Federal pero si por parte de algunos estatales que están tratando de abrir planes de retiro.

Hay muchas cuestiones en las que pensar y que complican la preparación para los años dorados. Lo primero que citan los encuestados por NIRS es el costo de los cuidados de salud y esto es parte de una lista de lo que hay que considerar y planificar.

Se vive más tiempo: Y hay más tiempo para alegrías y penas. No solo hay que ahorrar para más años sino que además hay que hacer una estimación de los costos de salud cuando se suele visitar más al médico y usar más medicamentos. El cuidado a largo plazo es caro aunque hay planes para ello.

Aplicar por Medicare. Este plan de cuidado de salud tiene un periodo de inscripción y es tres meses antes de cumplir los 65 años, el mismo mes o tres meses después. Si se están recibiendo beneficios del seguro social entonces la inscripción es automática pero si no es el caso hay que llamar a la Administración de la Seguridad Social (800-772-1213) o registrarse en la red. Si no se suscribe al llamado Medicare Plan B, que cubre los costos de los médicos, inmediatamente hay penalizaciones, la prima puede subir y tendrá que esperar al periodo general de inscripción, de enero a marzo, para inscribirse.

Anticipación. Pese al número de felices y presuntamente ejemplarizantes historias sobre las personas que ahorran para retirarse anticipadamente, la realidad es que la mayoría de los que lo hacen antes de la edad preceptiva lo hacen por motivos ajenos a su voluntad. Es conveniente ahorrar para esos años en el que no empieza a funcionar la red social preparada para la jubilación.

El momento de solicitar el cheque del seguro social. Recuerde que si lo solicita antes de que le llegue la edad de retiro –a partir de los 65 dependiendo de fecha de nacimiento– no va a poder embolsarse el 100% de lo que le correspondería de por vida. La mejor opción aunque no al alcance de todos es retrasar la solicitud de este cheque hasta los setenta años porque cuando se espera los pagos pueden incrementarse hasta en un porcentaje de dos dígitos además del COLA (o el coste de vida). A partir de esa edad no se gana mucho más esperando.

¿Qué usar antes? ¿El cheque del seguro social o los ahorros?. Si puede, saque el partido que pueda del cheque del seguro social porque la fiscalidad es mucho más beneficiosa.

Un plan para los que quedan. Es aconsejable que quienes tengan parejas y familias piensen en la situación económica de los que queden, no solo pensando en dejar herencia sino buscando la manera en la que los beneficios del seguro social y los ahorros echen una mano a los supervivientes mayores.