Fue al hospital por dolor de cabeza, murió por tener una plaga de gusanos en el cerebro

El joven estaba infectado por tenias parasitarias de cerdo que también le afectaron un testículo y el ojo derecho
Fue al hospital por dolor de cabeza, murió por tener una plaga de gusanos en el cerebro
El cerebro del muchacho con larvas de gusano.
Foto: (The New England Journal of Medicine

Un muchacho de apenas 18 años fue a emergencias del hospital de Faridabad, en la India, porque tenía un intenso dolor de cabeza que había empezado siete días atrás. También tenía hinchada la parte superior del ojo derecho y falta de sensibilidad en uno de sus testículos.

El joven llegó, se mostró desorientado y también padecía convulsiones. Los padres explicaron a los doctores que, además, había sufrido dolor en la ingle durante toda la semana. Los primeros exámenes médicos confirmaron el estado del paciente, presentaba signos de confusión y pérdida de conciencia, pero no pudieron determinar un diagnóstico más exacto sobre qué era lo que causaba estos síntomas. Dos semanas después, el joven había muerto.

El estudio realizado por los doctores que trataron a este joven paciente salió publicado en la revista científica The New England Journal of Medicine. Los neurólogos Nishanth Dev y Zafar Abbas explican que decidieron realizarle una resonancia magnética y lo que vieron les dejó impactados. No habían visto nada similar.

En la pantalla del monitor que mostraba el interior de la cabeza del muchacho aparecieron numerosas lesiones quísticas bien definidas, tanto en toda la corteza cerebral como en el tronco encefálico y el cerebro, tal y como aparece publicado en el estudio. Luego descubrieron que las lesiones las había causado un gusano conocido como Taenia solium o tenias parasitarias de cerdo.

Los casos graves de estas lesiones, que los expertos llaman neurocisticercosis, pueden ser fatales. Y este era especialmente serio por la cantidad de las larvas que presentaba. El parásito infecta el tejido muscular y las personas pueden estar infectadas durante años sin darse cuenta de ello, cuando las larvas llegan al cerebro la enfermedad ya es catalogada como neurocistercosis y es difícil de tratar.

Los médicos descartaron el tratamiento con medicamentos antiparasitarios. Temían que este método empeorara la inflamación y el edema cerebral, esto podría resultar en la pérdida de la visión al muchacho.

Optaron por una terapia para tratar de reducir la inflamación, además de medicamentos antiepilépticos para controlar las convulsiones. Aún así, el paciente falleció dos semanas después.

Según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta enfermedad afecta el sistema nervioso y los seres humanos la contraen después de consumir alimentos poco cocinados, especialmente de cerdo. También si consumen agua contaminada con huevos de tenia  o por prácticas de higiene deficientes.