¡Que los impuestos de la marihuana regresen a los barrios de LA!

Activistas indican que es momento de reinvertir para reparar los daños de la guerra contra las drogas
¡Que los impuestos de la marihuana regresen a los barrios de LA!
Felicia Carbajal (en el micrófono) dijo que la comunidad latina ha quedado fuera de la recepción de ayuda. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: La Opinión

Varias organizaciones laborales y de la comunidad exigieron este martes al gobierno de la Ciudad de Los Ángeles, reinvertir los impuestos que obtienen de la legalizada marihuana, en los barrios afectados por la guerra de la droga.

“Con el presupuesto de la Ciudad en estos momentos sobre la mesa, es tiempo de que la equidad social pase de ser una gran idea a un modelo real para la nación… Y que los dólares por los impuestos obtenidos se vayan a las agencias que lo hacen posible y a las comunidades que han sufrido por tanto tiempo”, dijo Felicia Carbajal, directora ejecutiva del Centro de Impacto Social.

Señaló que la comunidad latina ha quedado fuera de la conversación.

‘Queremos que se invierta [el dinero de los impuestos] en la comunidad y en las organizaciones que no tienen recursos”, agregó.

Y sostuvo que la Ciudad colecta dinero desde 2007 por la marihuana y más aún con la legalización a partir de 2018.

“Se han dedicado cinco millones de dólares de los impuestos de la marihuana, a pagar las horas extras al LAPD [Departamento de Policía de Los Ángeles], 1.5 millones al Departamento de Regulación de la Marihuana y asumimos que el resto se han ido al LAPD”, indicó.

Reiteró que se necesita un programa robusto de equidad social que atienda a las organizaciones comunitarias y provea educación a la comunidad.

La venta legal de marihuana entró en vigor en California en 2018. / fotos: Aurelia Ventura.

Se pide mejor enfoque

Bamby Salcedo,directora de la Coalición Traslatina, demandó a los funcionarios electos que entiendan el lenguaje incluido en la proposición M, que indica que el dinero que se recauda de los impuestos tienen que reinvertirse en un programa de igualdad social.

“La Ciudad ponen el dinero en un fondo general y se lo dan al Departamento de Policía… Gastan en otras cosas que no son para la comunidad. Exigimos que cumplan con la ley y entiendan que los fondos deben ser distribuidos entre las comunidades marginadas”, enfatizó.

Salcedo aclaró que ellos son la única organización trans que ofrece servicios sociales para las personas transgénero.

“En nosotros no se está invirtiendo y necesitamos servicios de apoyo social para fomentar una comunidad transgénero saludable y fuerte que no tenga que recurrir a las drogas para sobrevivir”, expuso.

Quienes acudieron al Ayuntamiento angelino fueron miembros del Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW) Local 770, el Centro de Impacto Social, el Cage-Free Cannabis, la Coalición TransLatin@ y otros activistas de la comunidad.

El grupo dio a conocer un reporte que muestra que los prometedores programas de la Ciudad, creados para resolver las consecuencias de la guerra contra las drogas, requieren un enfoque más integral y financiamiento inmediato para lograr el éxito.

El reporte puntualiza que generaciones enteras de angelinos perdieron su sustento mientras que los ingresos de la ciudad financiaron la construcción de prisiones y la prohibición de la marihuana.

También establece una hoja de ruta para hacer posible la reinversión en las próximas generaciones y el empoderamiento de las comunidades fuertemente golpeadas, con el grueso de los impuestos de la marihuana en Los Ángeles.

Las voces de los trabajadores, frecuentemente excluidas de las conversaciones sobre la marihuana, son una parte clave en este reporte.

Rigo Valdez, vicepresidente del sindicato UFCW local 770, lamentó que los impuestos de la marihuana no hayan regresado a las comunidades como el Sur de Los ángeles, el Valle de San Fernando, Boyle Heights y otros códigos postales afectados por la guerra de las drogas.

“Se les han negado oportunidades en educación, empleo y vivienda.Queremos que ese dinero recaudado sea reinvertido en esas comunidades para que la gente pueda entrar también en el negocio de la marihuana ya que es legal”, expuso.

Bamby Salcedo es directora de la Coalición Traslatina. / foto: Aurelia Ventura.

Aplicar la ley antes que la ayuda

El reporte también suena la alarma acerca de que el Concilio de la Ciudad planea aplicar la ley en contra de dispensarios ilícitos sin antes dar fondos a programas de equidad social integrales.

“La Ciudad se comprometió a una misión transformadora de equidad tratándose de la marihuana, como lo han hecho en otras áreas como tecnologías sustentables o el transporte”, dijo Robert Chlala, principal investigador del reporte.

“ Regresar directamente hacia la vigilancia reguladora y otorgamiento de licencias sin ayudar a los trabajadores y negocios hacia una transición a un mercado regulado, solo traerá más daño y más pérdida para las comunidades que desesperadamente necesitan una oportunidad”, añadió.

La Opinión se encuentra en espera de un comentario del Concejo sobre el tema..