Trump alerta de una “invasión” de migrantes “criminales”. Pero ésta es la verdad

Solo el 2.8% de los presos en EEUU son extranjeros
Trump alerta de una “invasión” de migrantes “criminales”. Pero ésta es la verdad
Trump sigue vendiendo su retórica de una invasión de inmigrantes criminales
Foto: SAUL LOEB / Getty Images

Al menos 60,000 extranjeros indocumentados se encuentran encarcelados en prisiones federales, estatales o locales (aunque los datos de éstas últimas son incompletos, pese a que suponen el 90% de la población reclusa nacional).

El Departamento de Justicia ha hecho públicas estas cifras por orden del presidente, Donald Trump, que ha intentado vincular en repetidas ocasiones inmigrantes y criminalidad pese a que las estadísticas le desmienten.

De los 59,945 extranjeros encarcelados, 38,391 se encontraban en prisiones federales. El Departamento de Justicia sólo tiene información detallada sobre éstos, pues el resto se encuentra en cárceles estatales y locales.

De estos 38,291 presos, el 46% ha sido condenado por delitos de narcotráfico, y el 28% por entrar en el país tras haber sido deportados, o por tráfico de personas. El 9% aún está a la espera de ser juzgados.  Y hay varios centenares condenados por asesinato, terrorismo, secuestro, crímenes sexuales y otras ofensas graves.

Por situar estas cifras en contexto, vale la pena recordar que casi el 14% de los estadounidenses han nacido en otros países, lo que significa que hay más de 44 millones de inmigrantes en el país. En cuanto a inmigrantes indocumentados, hay 10.7 millones viviendo en el país, según el instituto Pew Research.

Así, en el peor de los casos esos 60,000 extranjeros encarcelados serían el 0.13% del total de personas nacidas en otros países, y el 0.6% de los inmigrantes indocumentados.

En total hay más de 2,2 millones de personas encarceladas, por lo que esos 60,000 presos de origen extranjeros sólo suponen el 2.8% del total, pese a que los nacidos fuera del país suponen el 14% de todos los estadounidenses.

Algunos casos destacados por el Departamento de Justicia

En su afán por destacar casos concretos, el Departamento de Justicia menciona a Yovanny Aroldo Mendivil Balderama, un mexicano de 23 años sentenciado a medio siglo de cárcel por narcotráfico en Missouri, y al que también se vincula con un asesinato.

Otro ejemple es Bryan Galicia Barillas, apodado Chucky, un guatemalteco sentenciado a 22 años de cárcel como miembro de la pandilla criminal MS-13, y en concreto de un grupo denominado Enfermos Criminales Salvatrucha.