Organizaciones piden tener confianza para ser contados en el Censo 2020

En California hay más de 15 millones de personas que se consideran como difíciles de contar y de ellas, 2.5 millones radican en el condado de Los Ángeles
Organizaciones piden tener confianza para ser contados en el Censo 2020
Las minorías latinas y asiáticas están entre los grupos más difícil de contar. Archivo.
Foto: Aurelia Ventura/La Opinion)

Independientemente de la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la pregunta de ciudadanía en el Censo 2020, organizaciones estatales y nacionales defensoras de los inmigrantes y de minorías étnicas confían en que la población responderá y será contada.

En California hay más de 15 millones de personas que se consideran como difíciles de contar y de ellas, 2.5 millones radican en el condado de Los Ángeles.

“Nuestra meta realista es alcanzar a 2.7 millones de personas en todo el estado”, dijo Esperanza Guevara,  coordinadora de la campaña del censo “Contamos Contigo” de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla). “Hemos desarrollado una extensa campaña en nuestras comunidades latinas, de refugiados o con dificultades del lenguaje inglés para que cuenten con el apoyo y los recursos que necesitan para que entiendan de qué se trata al llenar formularios”.

Sin embargo, reconoció la dificultad para contar a los latinos que viven aglomerados en garajes o apartamentos y no tienen confianza en el proceso de proporcionar su información privada.

Esta semana se lanzó la campaña ‘Contamos Contigo’. (Foto suministrada)

Bajo la ley, toda la información del censo debe mantenerse estrictamente confidencial. Ni el gobierno federal ni nadie puede usarla para aplicarse leyes de inmigración y quien la violente puede ser penalizado con una multa de hasta $250,000 o cinco años de cárcel.

“Sabemos que la administración [del presidente Donald Trump] quiere intimidar a nuestra población y a nuestras familias”, declaró a La Opinión. “Mi propia familia tiene 30 años viviendo en Estados Unidos y nunca antes ha participado en el censo”.

Sus padres no entendían para qué se les pedían esos datos y no confiaban, pero ahora que ella les ha explicado, han entendido la importancia de ser contados.

Por su parte, Kimi Lee, directora de Bay Rising, organización defensora de los inmigrantes en el área de la Bahía de San Francisco especificó que llegarán a casi un millón de personas a través de los medios de comunicación, tocando las puertas, en conversaciones telefónicas, eventos artísticos y culturales, y redes sociales.

“Estamos priorizando hablar con nuestras comunidades difíciles de contar, como los inmigrantes asiáticos y latinos”, dijo. “Trabajaremos para asegurarnos de que todos se cuenten, sin excepciones, y que nuestras voces sean escuchadas”.

Lee expuso que “si no nos cuentan, por ejemplo, como comunidades de color, inmigrantes, o jóvenes, nuestros estados y vecindarios corren el riesgo de perder todo, desde asientos en el Congreso hasta miles de millones en dinero público que se destinaría a nuestros hijos: aulas, clínicas de salud, transporte, trabajos en nuestros vecindarios y más. El censo cuenta, y tú también. Este es nuestro futuro. Esta es otra oportunidad para mostrar el poder de nuestras comunidades y luchar por la verdadera democracia y los recursos que necesitamos, sin importar cómo nos veamos o qué idioma hablemos”

No hay nada que temer: Maldef

“Más allá de la inclusión de la pregunta de la ciudadanía, sabemos que muchos latinos simplemente no confían en que la administración de Trump siga la ley de confidencialidad del censo”, declaró Thomas Sáenz, presidente y consejero general del Fondo Mexicoamericano para la Educación y Defensa Legal (Maldef). “También es importante tener en cuenta que la pregunta de ciudadanía solo se refiere a la ciudadanía; no solicitará información sobre el estatus [migratorio] de ninguna persona que no sea un ciudadano…  De hecho, la forma más fácil de evitar nuevos contactos de la oficina del censo es completar el formulario completamente al inicio del proceso”.

El trabajo en Mississippi con latinos y afroamericanos

 Melvin Young, miembro de la Red de Voces Igualitarias de Mississippi precisó que el “ambiente hostil o intimidatorio” del gobierno federal podría inhibir la participación de los latinos y asiáticos.

Según la oficina del censo, Mississippi tiene una pequeña pero creciente comunidad de inmigrantes, muchos de los cuales emigraron de México.

En 2016, unos 86,507 hispanos -la mayoría de origen mexicano- representaban el 4.2%  del total de la población en ese estado, aunque se cree que allí viven unos 200,000.

Los principales países de origen para inmigrantes fueron México (36 por ciento de los inmigrantes), India (6.7 por ciento), Vietnam (6 por ciento), China (4.9 por ciento) y Filipinas (4.3 por ciento).

“Hemos hablado con muchos hermanos y hermanas latinos y asiáticos”, dijo Young. “Muchos no tienen confianza en el proceso, pero hemos trabajado duro para establecer relaciones de confianza para que completen el censo”.

En diversos condados a lo largo del delta del Rio Mississippi las tasas de pobreza son altas y tan solo en 2015, más de 14,000 personas recibieron beneficios del Seguro de Desempleo. Al mismo tiempo, el Departamento de Seguridad del Empleo de Mississippi (MDES) registró más de 40,000 empleos sin cubrir.

“Uno de los asuntos que nos preocupa es que en el censo anterior intentaron remover a las personas de raza negra que vivían en viviendas de asistencia pública”, dijo Young a La Opinión.

De acuerdo con un informe de la Escuela de Políticas Públicas Carsey de la Universidad de New Hampshire, publicado en diciembre, las poblaciones en riesgo de no ser contabilizados incluyen a  afroamericanos en el sur, hispanos en el suroeste del país, indios estadounidenses que viven en reservaciones, nativos de Alaska, residentes de los Montes Apalaches y trabajadores agrícolas migratorios y estacionales.

Por si fuera poco, de los 34 condados rurales, en su mayoría afroamericanos, difíciles de contar, casi la mitad estaban en Mississippi. Los 18 restantes estaban en Georgia, Alabama, Arkansas y Luisiana.

Censo vital para Asiático-americanos

 Para la comunidad de 22.1 millones de Asiáticos americanos, hawaianos nativos e isleños del Pacífico (7 millones en California) el Censo 2020 también es prioritario.

“Más del 60% de los estadounidenses de origen asiático son inmigrantes y más del 90% son inmigrantes o hijos de inmigrantes”, dijo Michelle Boykins, directora de comunicaciones de la organización nacional Asian Americans Advancing Justice (AAJC). “Dado el clima actual y la retórica de esta administración hacia los inmigrantes, existe una gran preocupación en la comunidad por la forma en que se utilizará la información del censo, ya sea que tenga una pregunta de ciudadanía sobre la forma final o no”.

Kimi Lee (c), directora de Bay Rising, es una de las activistas en el esfuerzo de contar a las minorías en el Censo 2020. (Foto suministrada)

Los datos del censo configuran y determinan la distribución de más de $ 800 mil millones en recursos del gobierno federal cada año para construir escuelas, carreteras, empresas y hospitales, o qué mejoras se pueden hacer a los sistemas de transporte como los sistemas de metro, ferrocarriles y autobuses. El censo también determina la representación en el gobierno, incluida la cantidad de escaños en el Congreso que se distribuyen entre los estados para una representación política justa en el Congreso y dentro de los gobiernos estatales y locales.

Boykins añadió que en AAJC han trabajado “arduamente” a través de sus diversas redes para llegar a cientos de miles de estadounidenses de origen asiático mediante actividades de divulgación en el censo.

“Nuestra red de 160 socios comunitarios en 32 estados y el Distrito de Columbia se han asegurado de que nuestros mensajes no solo alcancen el nivel nacional sino también a nivel estatal y local”, dijo. “La comunidad asiática americana e isleña del Pacífico es increíblemente diversa, y comprende casi 50 etnias diferentes y más de 100 idiomas. Puede que no seamos capaces de llegar a todos, pero lo intentaremos”.

 “Contamos Contigo” Y Chirla

Chirla ha abierto oficinas en Sacramento, Porterville, el Valle de San Fernando, el condado de Orange, Los Ángeles, sur y centro de Los Ángeles, el Valle del Antílope y San Bernardino. El número nacional gratuito a donde las personas pueden pedir información es: (888) 624-4752