Victorville se une para prevenir el suicidio

Familiares y expertos indican que el tema aún es tabú entre la comunidad latina y que esto debe terminar

Los participantes compartieron experiencias de algún familiar que optó por el suicidio. / fotos: Alejandro Cano.
Los participantes compartieron experiencias de algún familiar que optó por el suicidio. / fotos: Alejandro Cano.
Foto: La Opinión

Hace seis años, Alma Spry de 45 años de edad, recibió una llamada que nadie desearía recibir nunca. Era su hermano, quien le avisó que su sobrino Michael Bixby había terminado con su vida. El joven se ahorcó.

Bixby tenía 25 años de edad, era padre de tres hijos y por años sufrió de bipolaridad, adicción a las drogas y depresión, un conjunto de factores que influyeron de manera directa en su decisión.

“Él era gemelo, era muy chistoso y siempre estaba haciendo bromas,pero cuando estaba bajo medicina era diferente. No le gustaba y decía que lo hacía sentirse muy mal”, comentó Alma.

“Todos nos sentimos culpables porque pensamos que no hicimos lo suficiente para ayudarlo. Ha sido muy difícil vivir sin él”.

Alma, acompañada de sus hijos adolescentes y niños, fue una de decenas de personas que participaron este sábado en la marcha inaugural para la prevención del suicidio en el colegio comunitario Victor Valley, en la ciudad de Victorville, en la zona conocida como el Alto Desierto.

Vestida con una camisa blanca en honor a Bixby y portando collares color morado, color en apoyo a un familiar fallecido por suicidio; uno azul, en apoyo a la prevencion del suicidio, y otro multicolores, en apoyo a la comunidad lésbica gay, Alma caminó a través del plantel como lo ha hecho en un sinnúmero de ocasiones por su lucha para erradicar el suicidio.

“No quiero ni deseo que ninguna familia viva lo que vivimos. Es muy duro”, anadio Alma, quien estudia sociología en el colegio Victor Valley con la intención de apoyar a familias en situaciones similares.

Otros llevaron camisetas en las que se leía ‘Hay que combatir el suicidio’. / foto: Alejandro Cano.

Cada 12 minutos

Organizada por Caminatas Colegiales Fuera de las Penumbras y la Fundación Americana para Prevención del Suicidio (AFSP), la marcha congregó a familiares, amigos y residentes preocupados con la plaga silenciosa que cada año acaba con la vida de una persona cada 12 minutos.

“Juntos somos más fuertes. Hoy caminamos por familiares y amigos pero también somos parte de un movimiento nacional para acabar con el suicidio y para concientizar a la población de que los problemas de salud mental son tan reales como los problemas físicos”, comentó Ali Brown, estudiante de Victor Valley y organizadora del evento.

“No importa qué tan grave sea el problema, siempre hay solución. Existen los recursos, búsquenlos”.

Según el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC), el suicidio es la décima causa de muertes en EEUU y fue responsable de la muerte de 45,000 personas en 2016.

Además, se estima que 9.8 millones de personas pensaron seriamente en cometer suicidio en el mismo año; 2.8 millones de personas diseñaron un plan para llevar a cabo su idea y 1.3 millones de personas intentaron acabar con su vida, señala CDC.

El suicidio es un problema que afecta a todos por igual sin importar edades, sexo religión o status social y es la segunda causa de muerte entre personas de 10 a 34 años de edad; la cuarta causa de muerte entre personas de 35 a 54 años de edad y la octava causa de muerte entre personas de 55 a 64 años de edad, indica la entidad.

Los asistentes se colocaron pegatinas para indicar por quién asisteron al evento. “Yo camino por Shawna”, se lee en uno.

Problemas actuales

Mariángeles Vargas, de 67 años, comentó que aunque el suicidio ha ocurrido siempre, responsabiliza al aumento a la cantidad excesiva de medicina que existe y a la cultura apática ante los problemas del prójimo.

Añadió que el núcleo familiar se ha ido desvaneciendo y con ello se generan problemas sociales que se deben corregir a través de la prevención e intervención.

“Nuestra cultura, la hispana, es tan responsable como [otras de desatender] la salud mental. A nosotros se nos ha enseñado que ciertos temas no se hablan, son tabú. Eso debe acabar, se tiene que platicar y actuar en cuanto se detecte un problema”, dijo.

Según el paquete técnico para prevenir el suicidio, diseñado por CDC, se debe fortalecer la economía familiar e implementar políticas que estabilicen los hogares.

Además, se debe fortalecer el acceso de cuidado de salud mental, crear medios protectores que reduzcan el fácil acceso a armas, alcohol y drogas; promover la conexión familiar y cultural; enseñar a cómo lidiar y resolver problemas; identificar a personas en riesgo y minimizar daños y castigos a personas que intenten cometer suicidio.

En la zona del Alto Desierto existen varias organizaciones no lucrativas que ofrecen asistencia, información y apoyo familiar para personas que viven con algún ser querido que padece de problemas emocionales y de salud mental; entre ellos la Alianza Nacional de Salud Mental.

Además, la organización comportamiento de salud Valley Star ofrece apoyo a jóvenes y adultos en riesgo y a familias que han sufrido del suicidio.
Por su parte, la iglesia Nueva Vida ofrece el programa de 12 pasos para personas adictas y alcohólicas.

Para contactar a organizaciones de ayuda visita namiinlandvalley.org/, starsinc.com o newlifechapel.com. La línea nacional para la prevención del suicidio es 1(800) 273-8255.