El rechazo en las urnas a la Medida EE deja al LAUSD en una situación financiera complicada

El condado de Los Ángeles ha amenazado con tomar el control del LAUSD si este es incapaz de demostrar su solvencia en los próximos tres años
El rechazo en las urnas a la Medida EE deja al LAUSD en una situación financiera complicada
Foto de archivo.
Foto: Aurelia Ventura / Aurelia Ventura/Impremedia/La Opinion

Los votantes de Los Ángeles rechazaron de manera decisiva un impuesto a las parcelas que habría enviado $500 millones al año a las escuelas del LAUSD, según los resultados no oficiales del Condado.

La Medida EE, que habría cobrado a los residentes que viven dentro del territorio del distrito escolar 16 centavos por pie cuadrado de propiedad, por los próximos 12 años, se quedo 20 puntos porcentuales por debajo del 66.7 por ciento de votantes requerido para que se aprobara el impuesto.

Alrededor del 45,7 por ciento de los 304,321 votantes que votaron el martes por la noche aprobaron la medida, mientras que el 54,3 por ciento se opuso.

La participación de votantes se mantuvo en el 12.2 por ciento de los 2.5 millones de votantes registrados en el distrito, ligeramente por encima del promedio para las elecciones especiales y superando la contienda de la junta escolar del mes pasado.

Cuando se cerraron las urnas el martes por la noche, el presidente del sindicato de maestros United Teachers Los Angeles, Alex Caputo-Pearl, le dijo a un grupo de partidarios del impuesto a las parcelas en Boyle Heights que la Medida EE marcó una victoria para la educación pública, ya sea aprobada o no. “La ciudad de Los Ángeles está hablando de lo que, como la ciudad, puede hacer por las escuelas públicas”, indicó.

L.A. Unified – junto con UTLA – promocionó el impuesto como indispensable para asegurar un número de estudiantes menor por clase y enfermeras, consejeros y bibliotecarios adicionales prometidos en el contrato de $ 840 millones de maestros de este invierno, que los funcionarios del distrito dicen que es insostenible con los niveles actuales de ingresos. Los que se oponen al impuesto mencionaron sus preocupaciones sobre la poca responsabilidad y la supervisión del dinero de los contribuyentes.

La campaña de la oposición, Vote No a EE, celebró la derrota de la medida el miércoles temprano, tuiteando “Lo hicimos”.

El distrito ahora tiene que enviar su presupuesto 2019-20 a los supervisores del condado antes del 1 de julio, sin una nueva fuente de ingresos local. El condado ha amenazado con tomar el control del LAUSD si este es incapaz de demostrar su solvencia en los próximos tres años. Las proyecciones del distrito muestran que el L.A. Unificado gasta $577 millones más de lo que costará solo el año próximo y caerá unos $ 700 millones en números rojos para 2021-22.

Mientras que L.A. Unified anticipa millones en ahorros a través de reducciones en los costos de la oficina central y la atención médica, la derrota de la Medida EE deja al distrito en una situación financiera inestable mientras se prepara para el próximo año escolar.

Pasar la Medida EE siempre fue una batalla cuesta arriba

Los impuestos a las parcelas no son comunes. Solo alrededor del 9 por ciento de los distritos escolares, la mayoría agrupados en el Área de la Bahía, han aprobado o renovado impuestos a las parcelas en los últimos cinco años. La Medida EE habría sido el primer impuesto a las parcelas de L.A. Unified. El otro que llegó a la boleta electoral fracasó en 2010. Los impuestos a la propiedad son exclusivos de California, y sirven principalmente como respaldo para los distritos con escasez de efectivo que no reciben fondos suficientes del estado.

Los partidarios de la Medida EE esperaban que los golpes de carros, los piquetes y el amor en las redes sociales que marcaron los seis días de huelga de maestros en enero se tradujeran en un flujo de apoyo al impuesto. Las encuestas de febrero encontraron que más del 80 por ciento de los encuestados vieron cierto nivel de necesidad de más inversión en L.A. Unified. “Los residentes y los votantes están más dispuestos a apoyar al distrito escolar hoy que en cualquier otro momento en el pasado”, dijo Fernando Guerra, profesor de la Universidad Loyola Marymount, a LA School Report el mes pasado.

La campaña “Sí en EE” ha contado con el respaldo del alcalde Eric Garcetti, una figura instrumental para que se apruebe el contrato de los maestros, y al menos cuatro candidatos presidenciales demócratas. De acuerdo con los datos de la comisión de ética de la ciudad, recaudó fondos para la campaña opuesta “No en EE” casi 5 a 1, con más de $ 9.3 millones en gastos externos.

Pero no fue suficiente convencer a los residentes que no confiaban en que el distrito fuera un buen administrador del dinero del impuesto a las parcelas.

Hubo un amplio escepticismo de que los $ 500 millones que se destinarían al fondo general del distrito se gastaría anualmente en el aumento de la pensión de los empleados y los costos de atención médica en lugar de hacerlo en el aula.

Hubo insatisfacción con el comité de supervisión independiente de nueve miembros propuesto, que se describió en una resolución de la junta escolar que, según los críticos, podría haber sido fácilmente ignorada. Y hubo frustración por los bajos puntajes de rendimiento en el distrito a pesar de las inversiones anteriores de los contribuyentes: cinco bonos de construcción por un total de $ 20,6 mil millones desde 1997, por ejemplo. El impuesto de la Medida EE habría costado a la mayoría de los propietarios entre $ 100 y $ 450 por año.

En una encuesta reciente entre 400 votantes potenciales en L.A., el 44.3 por ciento dijo que no creía que los estudiantes del distrito “obtuvieran una educación de alta calidad”. Alrededor del 36 por ciento dijo que sí.

Podríamos darles $ 500 millones al año o $ 5 mil millones al año, y todavía no tienen un plan sobre cómo arreglarse a sí mismos”, dijo el presidente de la Asociación de Industria y Comercio de Valley, Stuart Waldman, a LA School Report en abril.

Los desafíos legales durante la campaña también afectaron. A principios de mayo, la Asociación de Contribuyentes Howard Jarvis presentó una demanda alegando que el Superintendente Austin Beutner había alterado el lenguaje del impuesto a las parcelas después de que la junta escolar lo aprobara, un cambio que la organización creía que podía someter una mayor proporción de las propiedades de los residentes al impuesto.

La misma organización también presentó una queja a fines de mayo alegando que los anuncios de la Medida EE de L.A. Unified rompieron las reglas de financiamiento de la campaña.

¿Y ahora qué?

El LAUSD debe presentar su presupuesto 2019-20 al Condado antes del 1 de julio. Ese presupuesto debe mostrar al distrito con una reserva mínima de al menos el 1 por ciento de sus gastos totales para cada uno de los próximos tres años. Si no lo hace, el condado ha dicho que consideraría instalar un asesor fiscal con “quedarse y rescindir el poder”. Esto significa que podría reescribir presupuestos y anular decisiones de la junta escolar, pero no podría cambiar los contratos sindicales.

De manera menos inmediata, el distrito ahora también tendrá que encontrar otra vía para cubrir el tercer año del contrato del maestro, que tiene un costo de $ 228 millones.

El director de finanzas, Scott Price, le dijo a la junta escolar en marzo que “necesitamos aumentar los ingresos”. Si bien la Medida EE fue la iniciativa más inmediata de L.A.Unified para obtener nuevos fondos, el distrito ha estado tratando de ahorrar dinero. Las reducciones planificadas de la oficina central ahorrarán $ 85.8 millones durante dos años, y un plan de Medicare recientemente implementado le ahorrará $ 50 millones al año en la cuenta anual del distrito de más de $ 1 mil millones para el cuidado de la salud. El distrito también está anticipando algún financiamiento adicional del presupuesto estatal del gobernador Gavin Newsom, aunque ese presupuesto aún no es definitivo.

El LAUSD también pedirá una vez más al estado que renuncie a una multa de $ 105 millones en los distritos que tienen demasiados administradores en comparación con los maestros, y buscará posibles ventas de bienes raíces o oportunidades de arrendamiento que podrían generar $ 100 millones, señaló Price en la reunión de la junta de marzo.

Jackie Goldberg, la miembro más nueva de la junta, dijo a LA School Report antes de su elección que revisar el presupuesto era una de sus principales prioridades. “Voy a sentarme con la gente del presupuesto y les diré lo que entiendo que es el presupuesto y escuchar lo que piensan que es, para que podamos comenzar a conciliar algunas de las diferencias de opinión sobre en qué estado se encuentra el presupuesto,” dijo.

El distrito escolar podría intentar obtener otro impuesto a las parcelas en el futuro. Si es durante un año electoral principal, como en 2020, la participación de los votantes podría ser mayor. En noviembre de 2020, hay una iniciativa estatal de impuestos divididos en “Las escuelas y las comunidades primero”. En caso de ser aprobada por los votantes, se aplicaría un impuesto a la propiedad comercial e industrial de acuerdo con su valor de mercado, con un aumento de $ 6 mil millones a $ 10 mil millones por año. Según la Oficina del Analista Legislativo. Un estimado de $ 1.4 mil millones se destinaría a escuelas K-12 y colegios comunitarios en el condado de L.A.

“Vamos a seguir adelante” si fracasamos en EE, Beutner había dicho antes de la votación del martes. “Porque tenemos la coalición más amplia, más profunda y más diversa en apoyo de la educación pública en una generación,” dijo el superintendente del LAUSD.

Nota cortesía de LASchoolReport