México vive la peor crisis con EEUU en décadas; aguarda, expectante, la segunda cita en Washington

Seguirán las negociaciones encabezadas por el canciller mexicano Marcelo Ebrard y el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo
México vive la peor crisis con EEUU en décadas; aguarda, expectante, la segunda cita en Washington
Marcelo Ebrard, canciller de México.
Foto: EFE

MÉXICO – La delegación mexicana que busca impedir que Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, aplique el próximo lunes un arancel de 5 por ciento a todos los productos de México, iniciará este jueves una segunda ronda de conversaciones con altos funcionarios de la Casa Blanca, en el marco de la peor crisis que hayan vivido ambas naciones en décadas, a contrarreloj y entre el nerviosismo de los mercados financieros.

Ayer, justo antes de que los negociadores se levantaran de la mesa, las calificadoras Moody’s y Fitch Ratings ajustaron a la baja sus calificaciones de riesgo y sus perspectivas para el Gobierno de México, lo que provocó que el tipo de cambio tocara los 19.83 pesos por cada billete, pese a que se mantuvo la mayor parte de la sesión cotizando cerca de 19.50 pesos por dólar.

Minutos después, a las 5:30 de la tarde, el peso recortó sus pérdidas y el dólar bajó a los 19.75, luego de la conferencia de prensa del Canciller Marcelo Ebrard Casaubón, en donde anunció que este jueves se redoblarán esfuerzos en temas ya definidos para encontrar así una solución al conflicto.

El equipo negociador estadounidense, encabezado por el Vicepresidente Mike Pence, centró el primer diálogo en el tema migratorio y en la exigencia de que México frene “de inmediato” el flujo de personas que buscan llegar a Estados Unidos desde Centroamérica, mientras que la delegación mexicana, que lidera Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), planteó un plan migratorio con prontas acciones, pero también pensando en el largo plazo y en la cooperación conjunta.

Este jueves, añadió el Canciller mexicano, ambos bandos trabajarán varias horas para explorar cómo acercar sus aún distantes posiciones. “No está fácil, pero hay que ser optimistas”, reiteró Ebrard Casaubón.

Las insistencia del Presidente Trump de aplicar aranceles a los productos mexicanos a partir del próximo 10 de junio encendió además una enorme polémica en Estados Unidos, donde la mayoría de los medios de comunicación, empresarios, ex embajadores, economistas e incluso los senadores republicanos –los del partido del mandatario estadounidense– expresaron su rechazo al empresario neoyorquino que hoy es el principal inquilino en la Casa Blanca.

El miércoles, por ejemplo, siete ex embajadores de Estados Unidos en México, tanto demócratas como republicanos, rechazaron las amenazas de Trump y calificaron la aplicación de aranceles como un camino “peligroso” para ambas naciones, especialmente para los productores y consumidores estadounidenses.

John Negroponte, James Jones, Jeffrey Davidow, Antonio Garza, Carlos Pascual, Earl Anthony Wayne y Roberta Jacobson, todos conocedores de México, publicaron un posicionamiento en el que llaman al Gobierno de Estados Unidos a desvincular el comercio y la migración, y encontrar vías para abordar los problemas reales relacionados con la migración centroamericana. “De lo contrario, nos enfrentamos a perder-perder”, plantearon.

LA EXIGENCIA DE TRUMP ES PARAR A MIGRANTES

El influyente The Washington Post reportó, luego de la primera cita de altos funcionarios de México y EU, que “con el tiempo agotándose antes de que entre en vigor el primer conjunto de aranceles”, está latente el alza en el costo de una amplia gama de productos, desde autos hasta verduras.