Empleados de supermercados podrían ir a huelga

Miles de trabajadores votarán para decidir sus próximos pasos
Empleados de supermercados podrían ir a huelga
Delegación de trabajadores de Ralphs entregan una carta a la gerencia exponiendo la necesidad de aumentos de salarios.
Foto: Cortesía UFCW

Luego de meses de negociaciones que, hasta el momento, no han resultado en un nuevo contrato, los trabajadores de las tiendas Ralph, Vons, Pavilions y Albertsons, votarán a fin de mes para decidir si autorizan o no una huelga.

Para Fabrizio Mangandi, un empleado del Ralph de La Crecenta, la posibilidad de una huelga no es algo nuevo. Quince años atrás, Mangandi fue testigo de otro paro que lo dejó seis meses sin trabajo. El trabajador, quien después de 22 años aún sigue trabajando medio tiempo necesita un segundo empleo para poder sobrevivir.

“El costo de vida ha aumentado, los alquileres han aumentado y después de 22 años todavía me consideran un medio tiempo. Quiero ser respetado, quiero ser reconocido porque somos una parte vital de esta operación”, opinó el miembro del sindicato UFCW Local 770.

El actual contrato de tiendas de supermercado venció el 3 de marzo de este año y desde entonces el sindicato que agrupa a 60,000 trabajadores y la cadena de tiendas no han logrado llegar a un acuerdo. Los empleados han estado trabajando sin contrato desde entonces.

“Estas compañías obtuvieron cerca de $2,000 millones en beneficios de impuestos de la Administración Trump, dieron a su director general (CEO) un aumento de $3 millones y dieron a otros ejecutivos incrementos de hasta un 34%, y pagaron un cuarto de billón de dólares a los dueños corporativos”, indicó Mike Shimpock, Director de Comunicación de UFCW Local 770.

“Estamos votando para autorizar una huelga porque si estas corporaciones pueden despojar y faltarles el respeto a sus empleados de supermercados en plena luz del día, imagínense qué es lo que tratarán de hacer con el resto. Nosotros estamos luchando por nosotros mismos, pero también por todas aquellas personas que trabajan para mantener a sus familias”, agregó el líder sindical.

“A menos que nosotros luchemos por nosotros mismos, ellos seguirán impidiendo que las ganancias lleguen a la comunidad y a sus empleados. Voy a votar “sí” para autorizar una huelga si es necesario”, agregó Sal Vega, otro de los trabajadores de la tienda y miembro del sindicato.

En respuesta a la posibilidad de una huelga, John Votava, Director de asuntos corporativos de las tiendas Ralphs indicó que los representantes de la empresa “continuarán negociando un acuerdo justo para nuestros asociados y nuestra compañía”. Votava elogió a los trabajadores y su trabajo con los clientes y agregó que las negociaciones pueden tomar más tiempo.

La cadena de supermercados presentó su primera propuesta de contrato el mes pasado, luego de tres días de negociaciones, propuesta que el sindicato consideró “inaceptable”, debido a las reducciones de pago y de beneficios incluidas en la oferta.

“En UFCW 770 creemos que es inmoral y que está mal voltearse y amenazar a las personas que trabajan en las tiendas, con hacer recortes de beneficios y proponer aumentos de sueldo de menos de un 1%”, opinó Shimpock.
Esta no es la primera vez que los trabajadores y el sindicato no logran llegar a un acuerdo de contrato. En 2003-2004 una huelga de 141 días, una de las más largas del estado, costó a la cadena de supermercados más de mil millones de dólares.

Para más información y actualizaciones sobre las negociaciones, puedes visitar https://foodfightus.com/