Encuentran la cabeza de un animal preservado en hielo por 40,000 años

Esta es una prueba física de cuánto ha evolucionado el mundo y de cuánto está cambiando por el clima

Científicos de Siberia descubrieron la cabeza de un enorme lobo de la Edad de Hielo. La cabeza mide casi 16 pulgadas (40 cm) de largo y se cree que se remonta a 40,000 años atrás.

La cabeza, que se encontró, con su cerebro todavía intacto, es casi el doble del tamaño de sus descendientes modernos, los lobos grises, cuyas cabezas miden alrededor de nueve pulgadas.

La cabeza del animal fue encontrada sobre el Círculo Ártico por un hombre de la zona, Pavel Efimov. A pesar de que la encontró el verano pasado, cerca del río Tirekhtyakh, los científicos a están haciendo público el descubrimiento ahora.

Todavía no se sabe por qué se ha conservado tan bien durante tantos años. También están estudiando otra incógnita, cómo es que el animal fue decapitado. La raza humana no se estableció en esa zona del norte de Rusia hasta hace unos 32.500 años, por lo que es poco probable que fuera una persona quien le cortó la cabeza.

Uno de los científicos que trabaja investigando es el doctor Albert Protopopov, que habló con  al Siberian Times:

Este es un descubrimiento único de los primeros restos de un lobo pleistoceno completamente desarrollado con su tejido preservado.

Lo compararemos con los lobos de hoy en día para comprender cómo ha evolucionado la especie y para reconstruir su apariencia.

Sí, definitivamente es un lobo.

Tal vez la coloración del cabello hace que la gente piense que es un oso, pero en realidad morfológicamente es un lobo muy típico de la zona.

Sin embargo, cuando hicimos las exploraciones, descubrimos que hay algunas peculiaridades. Algunas partes del cráneo están más desarrolladas que en los lobos modernos.

Queremos averiguar si esto representa características individuales de este mismo espécimen o si se trata de una subespecie de lobo, dado el entorno diferente en el que estos animales vivían en esa era.

El lobo tiene una capa gruesa de pelaje, parecida a un mamut, con colmillos grandes que parecen ser más grandes que los de los lobos siberianos de hoy en día.

El científico sugirió que la cabeza estaba separada del cuerpo del lobo por el hielo, que puede expandir y separar la cabeza del cuerpo en casos como este.

El equipo también está planeando otra expedición al área donde se encontró la cabeza, para tratar de ubicar el resto del cuerpo ya que creen que aún podría estar escondido allí.

Se dice que los músculos y los órganos que aún se encuentran dentro de la cabeza están en buenas condiciones. Los científicos continuarán estudiando la cabeza comparándola con los los lobos de los tiempo actuales