Descubre que tiene cáncer porque su bebé se niega a mamar

Gracias a su experiencia Joanne se está capacitando para especializarse en quimioterapia.

Descubre que tiene cáncer porque su bebé se niega a mamar
Amamantar al bebé es también una forma de crear un vínculo amoroso entre la madre y el pequeño.
Foto: Shutterstock

Una madre ha contado cómo su hijo de un año le ayudó a darse cuenta de que tenía cáncer al negarse a alimentarse del seno con el tumor.

Joanne Carr, de 37 años y originaria de Liverpool, ha amamantado a Dougie McInerney desde el día en que nació sin ningún problema, pero 14 meses después, el niño comenzó a rehusar a alimentarse de su lado derecho.

Ese hecho la impulsó a revisar su pecho, donde encontró un bulto del tamaño de un chícharo, y los médicos le diagnosticaron cáncer en el conducto de la leche materna.

Según la propia madre afirma, nunca se habría explorado y encontrado el bulto si no hubiera sido por que Dougie rechazó mamar de su seno. El bebé sabía que algo estaba bloqueando el conducto o deformando su pecho.

A Joanne le hicieron escáneres y una biopsia celular, y cuatro días después le dijeron que tenía una forma agresiva de cáncer de mama: el cáncer ductal invasivo.

Es un tipo común de cáncer de mama que se propaga a los conductos de la leche, las “tuberías” que transportan la leche desde los lóbulos productores del líquido hasta el pezón.

Los médicos no especularon sobre por qué el bebé se negó a mamar de ese seno, pero Joanne afirma que el bulto de 2 cm estaba muy cerca de su pezón, por lo que Dougie lo sintió presionando contra su boca cuando se estaba alimentando, causándole incomodidad e interfiriendo con la posición de sus labios.

Joanne recibió ocho sesiones de quimioterapia hasta marzo del año pasado y perdió todo su cabello. Pero el bulto se redujo y los cirujanos consiguieron extraer las células cancerosas residuales.

Joanne recibió el alta en abril del año pasado y ha estado en remisión por alrededor de un año.

Cuando le dijeron que estaba libre de cáncer por primera vez, “se echó a llorar”, según ella misma confiesa. Ahora, libre de cáncer, Joanne está segura de que le debe la vida a su hijo. Gracias a él está viva hoy en día, repite sonriente.