Amenazas de deportación del presidente Trump  unen a la comunidad 

En Los Ángeles, el alcalde Eric Garcetti dijo que se harán respetar las leyes santuario que rigen en California y que impiden la colaboración de policías locales con ICE en materia migratoria, de competencia federal

Amenazas de deportación del presidente Trump  unen a la comunidad 
A mediados de junio, Trump dijo por Twitter que el ICE iniciaría un proceso para deportar a "millones" de indocumentados.
Foto: ice.gov / Getty

Indocumentados, activistas y dirigentes políticos reactivaron sus alertas tras vencerse el plazo de dos semanas dado por el presidente Donald Trump para que empiecen las redadas masivas en grandes ciudades de todo el país si no había un acuerdo en el Congreso para reformar las leyes de asilo.

Los llamados a la comunidad indocumentada y las acciones de respaldo frente a las posibles redadas del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE ) arreciaron este lunes después que el presidente Trump dijera el fin de semana que las redadas estarían “comenzando muy pronto”.

“Estas políticas inhumanas y atroces de mantenernos atemorizados también han hecho que nos unamos más, y que cada vez más aprendamos sobre nuestros derechos y como defendernos, estamos listos para responder a esta ofensiva”, advirtió el director de políticas migratorias de Clérigos y Laicos Unidos por una Justicia Económica (CLUE) Guillermo Torres.

Dirigentes políticos reafirmaron este lunes su respaldo a los migrantes ante las anunciadas redadas para detener a unas 2.000 familias de indocumentados en Nueva York, Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland), Denver (Colorado), Miami (Florida), Houston (Texas) y Nueva Orleans (Luisiana).

“Nueva York continuará apoyando a todos los inmigrantes para asegurar que todos ellos tengan todas las protecciones que brinda la ley”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en un comunicado en el que reiteraba su llamado a usar los servicios y ayudas legales del estado.

Por su parte, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijo a medios locales que los residentes de la ciudad deben saber que se hará respetar las leyes santuario que rigen en el estado y que impiden la colaboración de policías locales con ICE en materia migratoria, de competencia federal.

Las reacciones de defensa también llegaron como respuesta a las declaraciones del director interino del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) Ken Cuccinelli, quién dijo este domingo que los agentes de ICE “están listos para cumplir su misión, que es ir a buscar y detener y luego deportar a aproximadamente un millón de personas que tienen órdenes de remoción definitivas”.

Aunque Cuccinelli reconoció en el programa televisivo “Face the Nation” que difícilmente ICE podrá detener a semejante cantidad de indocumentados y que incluso no todos los arrestados serían deportados.

Torres informó que esta semana al menos cinco iglesias del área metropolitana de Los Ángeles abrirán sus puertas como nuevo santuario.

“Están buscando a las personas con órdenes de deportación. A ellos les vamos a abrir un espacio para que su lucha la hagan desde estos santuarios”, indicó Torres.

Decenas de foros, reuniones y acciones de protesta se realizarán alrededor del país esta semana.

“No nos quedaremos sentados sin hacer nada mientras los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos desechan a los emigrantes como si fueran basura”, dijo en un comunicado la coordinadora de la Red de Respuesta Rápida de Los Ángeles Shannon Camacho.

A mediados de junio, Trump dijo por Twitter que el ICE iniciaría un proceso para deportar a “millones” de indocumentados. Poco después, se supo que el ICE planeaba redadas masivas a partir del 23 de junio para aumentar las deportaciones de familias indocumentadas que han recibido órdenes de expulsión.

Trump decidió entonces suspender durante dos semanas las redadas -plazo que acabó este pasado domingo-, tiempo para que demócratas y republicanos pactasen un acuerdo migratorio en el Congreso, pero hasta la fecha no se ha alcanzado ningún acuerdo.