Los Ángeles ante la crisis de la vivienda y las personas sin hogar

Mitch O’Farrell es concejal del 13er. Distrito de la Ciudad de Los Angeles y Presidente del Comité de la Indigencia y Carencia de Vivienda
Los Ángeles ante la crisis de la vivienda y las personas sin hogar
La crisis de vivienda causa que miles vivan en las calles.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El número de gente sin techo en el Condado de los Angeles aumentó el doble en 2019 a 59,000 personas y más gente de Los Angeles que nunca se están convirtiendo en personas sin techo debido al costo desmedido de los alquileres. De acuerdo a la Mesa Redonda de Economía, en 2018 ¡600,000 personas pagaron 90% de su salario en alquiler!

En noviembre de 2016, votantes de la Ciudad de Los Angeles aprobaron la Medida HHH, una tasa a la propiedad para crear $1,200 millones en bonos para construir viviendas permanentes de apoyo para la gente sin techo entre nosotros. Después, lo admitimos, de un inicio lento, cerca de 1,400 unidades se abrirán para fines del año que viene, más de 5,000 pocos años después y miles más planeadas para ser aprobadas que nos ayudará a alcanzar nuestra meta de 10,000 unidades financiadas por HHH. Votantes del Condado de Los Angeles también aprobaron la medida H, una tasa a las ventas en la primavera de 2017 para proveer los servicios que la gente necesita para volver a una vida normal después de experimentar vivir sin techo.

A pesar de la excelente relación entre la Ciudad, el Condado, y el Estado, todavía nos queda mucho por hacer para enfrentar esta crisis para hacer un cambio de paradigma en nuestra manera de pensar.

Sacramento acaba de aprobar un fondo de $650 millones para encarar el problema de la gente sin techo. Este fondo se repartirá entre las Ciudades y Condados de todo el Estado. Ese es un monto muy grande pero la porción que le toca a Los Angeles no es suficiente y el Estado tiene un presupuesto de $21,400 millones de dólares que le sobra. Tenemos una crisis sin precedentes y una sobra de dinero sin precedentes al mismo tiempo. Sí Sacramento está ahorrando ese dinero para el día “que haga falta”, ese día es hoy. Esta es una emergencia de proporciones bíblicas. De hecho, todo el Estado está inundado de gente sin techo.

Pero en Los Angeles, los votantes actuaron decisivamente, acordamos tasarnos a nosotros mismos con la Medida HHH y la Medida H. Somos la única Ciudad y Condado que lo han hecho. Por lo tanto, me dirijo al Estado para que iguale los $1,200 millones de dólares. Tenemos que seguir construyendo. Las 10,000 unidades que hemos planeado es un gran comienzo pero no va a ser suficiente, especialmente si tenemos en cuenta que hay más de 36,000 personas sin techo en la Ciudad de Los Angeles solamente. Esta crisis tomó décadas en desarrollarse. Sin embargo, en una década podemos darlo vuelta y proveer soluciones duraderas para la crisis humanitaria que sucede en nuestras calles, callejones y parques. Y pronto, cuando otras municipalidades voten tasarse a sí mismas como lo hicimos nosotros, los apoyaré para que el Estado iguale sus recursos también.

En Los Angeles, nosotros estamos haciendo el trabajo y necesitamos que nuestra delegación local estatal luche por nosotros en Sacramento. Pero también necesitamos legislación. Mayores causas de pobreza e indigencia están haciendo subir los alquileres y edificios de departamentos están siendo convertidos a condominios o demolidos para otros usos. Líderes del Estado deben cambiar el acta Costa Hawkins de 1995 y el acta Ellis de 1985. Debido a la Costa Hawkins, tenemos prohibido aumentar el inventario de departamentos construidos después de 1978 bajo Ordenanza de Estabilización de Alquileres. En efecto, leyes estatales nos impiden incrementar miles de unidades, mientras que el acta Ellis les permite a los propietarios de edificios de departamentos y especuladores a echar a inquilinos de largo plazo que no tienen donde ir.

El Estado tiene que incrementar los servicios que atienden a la salud mental y debe ejecutar un plan de acción para darle vivienda y ayudar a ⅓ de la gente que sufre adicciones y problemas mentales y vive sin techo, quienes son los más difíciles de atender.

Como líderes de la Ciudad necesitamos eliminar barreras que nos hemos creado nosotros mismos y establecer más colaboración entre los departamentos de la intendencia de la Ciudad, disminuir los costos de cada vivienda, entender cómo extender medidas que expiran, enfocarnos en la creación de empleos y no tener miedo de hacer entender que necesitamos más proyectos de viviendas de apoyo permanente e ingresos mixtos a través de la Ciudad, mientras que evitamos juicios y apelaciones frívolas que a menudo son el objetivo los nuevos desarrollos de vivienda.

Cambiar el status quo en nuestra forma de encarar los problemas de la gente sin techo es esencial si vamos a desarrollar un cambio duradero que los residentes de Los Angeles requieren, los votantes esperan y la gente sin techo necesita. Pero, se requiere una acción más significativa por parte de todo el gobierno.