La mejor alimentación para la salud cardiovascular, la dieta Mediterránea

Rica en micro-nutrientes, efectiva contra la obesidad y reduce significativamente los niveles de colesterol
La mejor alimentación para la salud cardiovascular, la dieta Mediterránea
Es una dieta llena de vida y colores, con un bajo aporte en grasas saturadas.
Foto: Shutterstock

La dieta Mediterránea es una valiosa herencia cultural que va mucho más allá de un simple plan de alimentación, representa un estilo de vida con innumerables propiedades benéficas para la salud, principalmente reduce en un 30% el riesgo de infarto miocardio, reduce los niveles de colesterol, glucosa y aporta nutrición para cabello, uñas y piel.

Los principios esenciales son los siguientes:

  1. Uso de aceite de oliva extra virgen como grasa principal: Es el ingrediente estrella de todas las recetas y preparaciones, es el mejor aliado para regular el colesterol, combate la diabetes, protege al cerebro y nutre la piel.

aceite de oliva

2. Abundante consumo de alimentos de origen vegetal: Integra sin escatimar frutas, verduras, hortalizas, legumbres y frutos secos. Aportan vitaminas, minerales, proteínas, fibra y una gran cantidad de agua.

Las frutas y verduras orgánicas son más caras, pero puede valer la pena.

3. Los productos procedentes de cereales deberán ser parte de la alimentación diaria: En sus versiones integrales el pan, la pasta y el arroz, aportan carbohidratos esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Nos llenan de energía buena para realizar nuestras actividades.

La pasta es uno de los carbohidratos más populares.

4. Los alimentos frescos y de temporada siempre son los más adecuados: Elige las opciones de temporada, en el caso de frutas y verduras nos permite consumirlas mejor y obtener todos sus beneficios. Evita alimentos procesados y enlatados.

Las cerezas son buenas para bajar y prevenir la inflamación.

5. Consume pescados con abundancia y huevo con moderación: Integra en tu dieta semanal 2-3 veces por semana pescados azules, evitando las preparaciones empanizadas y fritas. Los huevos contienen proteínas de muy buena calidad y son una excelente alternativa a la carne y pescado, recomendable consumir 4-6 huevos a la semana.

Si quieres apoyar el movimiento, visita pescaderías y mercados que compren directo a pescadores, lee con cuidado las etiquetas y elige pescados de origen local./Shutterstock

6. Modera tu consumo de carnes rojas: Se recomienda integrarla como parte de guisos y otras recetas, no como como la base principal de la comida. Considera pequeñas cantidades, cuidado que sean carnes magras e integrando y complementándolo con verduras y cereales. Recuerda el excesivo consumo e grasas animales no es bueno para la salud.

7. Consume diariamente productos lácteos: Principalmente el yogurt y quesos ligeros, los productos fermentados se asocian con beneficios a la salud debido a los microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la micro-flora intestinal.

quesos

8. La fruta fresca será el postre perfecto: Aportan color y sabor a nuestra alimentación, siendo excelente opción para colaciones y merienda. Limita el consumo de postres y dulces a ocasiones especiales.

En estos alimentos se esconden sabores y nutrientes especiales. Fuente: Eatright.

Por último y no menos importante recuerda que realizar actividad física es casi tan importante como mantener una alimentación equilibrada. Un grado óptimo de hidratación es vital el agua es la bebida por excelencia del Mediterráneo, el vino se recomienda durante las comidas y en ocasiones especiales.

Como podrás ver son principios sencillos que darán un giro a tu alimentación, llenando tu vida de colores y sabores.