Culpan a Trump de la violencia de terroristas blancos

Líderes islámicos, latinos y afroamericanos piden al Congreso la creación de un estatuto sobre Terrorismo Domestico
Culpan a Trump de la violencia de terroristas blancos
“El (Trump) no jaló el gatillo, pero claramente es el responsable de la violencia racista”, subrayó Arturo Flores, director de desarrollo de The Big House. (Jorge Macías)
Foto: Impremedia

 Líderes religiosos, islámicos, afroamericanos, judíos  y latinos coincidieron en culpar al presidente Donald Trump como causante indirecto de los tiroteos de odio racial y el baño de sangre del fin de semana, en sendos ataques perpetrados por presuntos supremacistas blancos En Gilroy, California; El Paso, Texas y Dayton, Ohio, que cobraron decenas de muertes y numerosos heridos.

“El (Trump) no jaló el gatillo, pero claramente es el responsable de la violencia racista, en una atmosfera que el creo en n nuestra nación”, dijo Arturo Flores, director de desarrollo de The Big House, un centro comunitario de desarrollo de pequeñas empresas en el sur de Los Ángeles.

Flores recordó que en mayo pasado -durante un mitin en Florida, uno de los seguidores de Trump sugirió dispararles a los inmigrantes y el presidente hizo una broma de ello- Trump cometió el error de no condenar la retórica de odio, racismo y violencia.

“El [Trump] no hizo nada y su silencio lo toman sus seguidores para matar o usar la violencia”, dijo el activista latino, frente a la biblioteca pública Ascot, acompañado de otros líderes.

Las tres matanzas recientes son las más mortíferas en la historia de Estados Unidos. Cobraron la vida de 31 personas, aunque, en lo que va del año se han registrado al menos unos 250 tiroteos múltiples, con casi un millar de víctimas, y de estas, 250 mortales.

Líderes interreligiosos y de derechos civiles de Los Ángeles levantaron su puño para gritar “ ¡Alto al racismo!” y “¡Alto al terrorismo!” frente a la biblioteca pública Ascot, en el sur de Los Ángeles. (Jorge Macías)

“Para acabar con estas matanzas sin sentido, primero debemos reconocer que no estamos unidos como humanos”, dijo Mustafá Jabril, cofundador y director de United Communities for Peace de Los Ángeles. “Tenemos que aprender lo que significa ser hermanos, organizar a las comunidades, reunirse dos veces al mes, no adoptar esas ideas [de racismo] en las mentes y trabajar juntos para cambiar el mensaje en las escuelas, con los niños y todos los demás”.

En la tragedia del sábado pasado en el centro comercial Walmart, de El Paso, Texas, donde murieron 22 personas [otras dos murieron este lunes] y 24 resultaron heridas, el pistolero, Patrick Wood Crusius, un hombre blanco de 21 años público en internet un manifiesto donde se mostraba en contra de la “invasión hispana” en Texas.

“Esta violencia es muy peligrosa porque Trump es un presidente racista y pone en peligro la vida de los inmigrantes y de la población latina en este país”, dijo a La Opinión, Najee Ali, director del Proyecto Islámico Helping Oppressed People Everywhere (HOPE/ Ayudando a personas oprimidas en todas partes). “El hecho de que pistolero de Texas apoya a Trump y dijo que mataría a mexicanos en Texas envía un mensaje horrible, porque Trump deshumaniza a la población desde que llegó a la presidencia”.

Ali indicó que pedirán a la congresista Karen Bass que proponga en el Congreso el establecimiento de una Ley de Terrorismo Domestico que ayude al FBI para aprehender a los blancos supremacistas , ante “la gran amenaza que representan para las minorías, especialmente latinos y afroamericanos”.

La misma petición la hizo Earl Ofari Hutchinson, líder de la Mesa Redonda de Política Urbana de Los Ángeles, aunque a nivel local.

“El alcalde Eric Garcetti, el concilio de Los Ángeles y la Junta de Supervisores deben respaldar una ordenanza dirigida específicamente al terrorismo doméstico blanco”, expresó Hutchinson. “El estatuto debería imponer fuertes penalidades y enviar el mensaje de que el terrorismo doméstico blanco debe ser una alta prioridad para los legisladores y las fuerzas del orden en Los Ángeles”.

La llamada surge después que el director del FBI, Christopher Wray aseguró que la mayoría de los arrestos por terrorismo han sido jóvenes varones estadounidenses blancos.

“Los tiroteos de asesinatos en masa por motivos raciales en Dayton, Ohio, y El Paso, Texas, así como los actos terroristas y las amenazas del pasado en Los Ángeles han aumentado radicalmente la necesidad de un estatuto específico en Los Ángeles para combatir el terrorismo doméstico”, dijo el defensor de derechos civiles. “Aumentar tanto las penas por estos actos y amenazas, y despertar la conciencia pública de esta grave amenaza deberían ser una prioridad urgente en los funcionarios de Los Ángeles”.

Por su parte, Eugene W. Fields, representante del Consejo Americano-Islámico de Relaciones (CAIR) destacó que en el país ha habido una escalada del discurso de odio “que se han normalizado con el presidente con sus frases “Go Back” o “Build the Wall” (Regrésate o Construye el Muro) o que los inmigrantes o afroamericanos son violadores”.

“Eso ha permitido que sus seguidores se sientan con el poder de atacar”, dijo. “Los ataques que hemos visto hablan de una invasión a Texas de mexicanos e inmigrantes centroamericanos, pero también los musulmanes hemos experimentado ese odio”, indicó. “Y los cálculos del FBI indican que las matanzas masivas han sido cometidas mayoritariamente por blancos de extrema derecha que deberían ser considerados como terroristas domésticos”.

Mientras, el presidente, en un mensaje a la nación desde la Casa Blanca dijo que “con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, la intolerancia y la supremacía blanca”.

“Honestamente no podemos permitir que la violencia no nos importe; no podemos aceptarla ni vivir con miedo ante las matanzas”, subrayó Arturo Flores, de The Big House. “No concibo las cosas inimaginables que ha dicho el presidente de la nación más poderosa del mundo y que debería ser respetable…pero cuatro años más si se postula a la reelección es algo que asusta”.