El problema no son las armas, son quienes las portan, aseguran algunos angelinos

Los trágicos tiroteos del fin de semana que han dejado angustia y luto en El Paso, Texas y Dayton, Ohio han reavivado el cuestionamiento de que tan importante es un control de armas en Estados Unidos
El problema no son las armas, son quienes las portan, aseguran algunos angelinos
Familiares lloran a sus muertos en El Paso, Texas.
Foto: EFE

Los trágicos tiroteos del fin de semana que han dejado angustia y luto en El Paso, Texas y Dayton, Ohio han reavivado el cuestionamiento de que tan importante es un control de armas en Estados Unidos.

Sergio Moreno dijo que él es dueño de una pistola de mano desde hace 15 años y la adquirió principalmente para protección de su hogar.

Sin embargo, aseveró que aunque para él es importante tenerla, afortunadamente hasta el momento no ha tenido la necesidad de utilizarla para defenderse.

Moreno dijo que la prohibición de armas es un tema complejo porque si no tienes un arma para protección, entonces los criminales tienen una ventaja.

“Si las prohíben solo las van a prohibir para los civiles comunes pero los criminales van a seguir teniendo acceso a ellas”, dijo el hombre de 48 años.

Lo que buscan algunos activistas es incrementar el control de las armas, no eliminarlas. (Archivo)

El residente de South Gate dijo que gran parte de la culpa de los ataques desenfrenados como los del fin de semana son motivados por el presidente Trump.

“Por una parte como sociedad queremos desaparecer esa mentalidad, pero por otra parte tenemos al mismo presidente que con sus mismas acciones y palabras ha estado apoyando indirectamente ese tipo de mentalidad”, indicó.

Moreno dijo que quienes son “pobres de mentalidad” escuchan al presidente hablar negativamente de ciertas etnias y son fáciles de convencer y persuadir a estos siniestros.

“Y en cierta forma la juventud se quiere sentir muy patriota y empiezan a hacer estas tonteras”, dijo Moreno.

Luis Alvarado, estratega político republicano—pero considerado anti-Trump—concordó en parte con Moreno y aseveró que el problema no son las armas de fuego pero el sentimiento y pensamiento de cada persona para causar daños.

“Por ejemplo en Charlottesville, una persona utilizó su carro para matar gente contraria a la opinión de él. Cuando leí su manifiesto y vi que mucho ha sido similar al que ha utilizado Trump en sus campañas, entonces supe que en verdad la gran culpabilidad es la estrategia del presidente para su reelección y presentar el odio a las minorías”, dijo Alvarado.

El estratega dijo que constantemente los demócratas dicen que se debe reducir el número de armas, pero eso no impide que ciertos personajes sientan odio y autorización de ir y a matar gente ya sea con un arma, un vehículo o cualquier otro objeto.

“Cuando el proceso político divide al país de una manera que incita a la violencia y las víctimas terminan siendo gente de color, entonces es de nuestra parte entender y levantarnos para tener una voz para curar ese problema”, dijo Alvarado.

¿California a la vanguardia o declive de seguridad?

California se encuentra entre la lista de los mejores estados con un control de armas gracias a las leyes aprobadas por el gobierno estatal y local, según datos del Gifford Law Center.

Entre las leyes más recientes, desde el primero de enero de 2019 los vendedores de armas de fuego con licencia tienen prohibido vender o transferir armas de cualquier tipo a personas menores de 21 años, a menos que, el destinatario sea miembro de las Fuerzas Armadas o de la policía.

Existe la excepción entre miembros de familias.

Adicionalmente, desde el primero de julio del 2019 los interesados en comprar un arma de fuego deben presentar una copia de su licencia de conducir, tarjeta de identificación o licencia de conducir de otro estado, si corresponde.

Si el solicitante presenta una licencia de conducir o tarjeta de identificación de California que dice “Se aplican límites federales” en el frente, también se requerirá documentación adicional que establezca la presencia legal en los Estados Unidos.

El crear un sin fin de leyes sin agregar la educación apropiada para las personas es solamente una bomba de tiempo a un caos inevitable, dijo Jack Brandhorst, dueño de la compañía de armas Red Rifle Ltd. en la ciudad de Carson.

“No hay regulación de armas actualmente en California que pueda detener cualquier masacre. Ni todas las leyes que California tiene hubieran detenido a esos [hombres] de haber cometido los actos que realizaron”, dijo Brandhorst.

El empresario dijo que las armas no son el problema pero más bien la responsabilidad de quienes las portan.

“Si tu le enseñas a un niño acerca de la seguridad de un arma es mejor que decirle que las armas son malas”, indicó Brandhorst. “Educación es la llave, no la prohibición. La prohibición no funciona. La educación funciona”.

Él dijo que por lo regular cuando las personas compran un arma de fuego por primera vez es para la protección de su hogar.

“Luego van a hacer tiro al blanco y se dan cuenta que es divertido, valioso y enseña responsabilidad”, aseguró indicando que después es cuando algunas personas deciden ser parte de competiciones de armas o grupos con interés similar a la misma actividad. “El arma de fuego es una herramienta. Todo depende de cómo la usas”.

Aunque solamente ha pasado entre dos y tres días de las masacres en Texas y Ohio, Brandhorst dijo que no ha visto declive en su negocio el cual funciona por medio de citas.

La peor masacre en décadas

El profesor Brian Levin, director del Centro para Estudios del Odio y el Extremismo en Cal State San Bernardino, dijo que el tiroteo de Texas es el peor ataque supremacista blanco que se ha visto en décadas.

Su estudio demuestra que en Estados Unidos en el 2017 se reportaron 36 homicidios extremistas y 13 fueron causados por supremacistas blancos; mientras que en el 2018 se reportaron 22 homicidios extremistas con 17 causados por supremacistas blancos.

“Y en este año solamente el tiroteo de El Paso [Texas] fue igual al número de cantidades de homicidios que se presentaron todo el año anterior con 22 personas muertas”, dijo Levin.

Adicionalmente, el director explicó que cuando “el candidato” Trump estaba postulándose para presidente, el terrorismo era el problema número uno entre los votantes. Razón por la cual Trump decía que la frontera tenía que cerrarse.

Ahora que Trump es presidente, el problema número uno de los votantes es la inmigración.

“El ataque del Tree of Life en Pittsburg [2018] fue hecho porque los judíos están fuertemente involucrados en los derechos de los inmigrantes latinos”, dijo Levin. “La supremacía blanca es la amenaza extremista de mayor ascendencia entre todas”.