‘Los niños no deberían estar en jaulas’

Residentes de San Bernardino se oponen a la idea de abrir un centro para 430 menores migrantes

‘Los niños no deberían estar en jaulas’
“No a las prisiones en el Inland Empire”, se lee en un letrero./ foto: Alejandro Cano.
Foto: La Opinión

Un grupo de residentes de Inland Empire marcharon esta semana por las calles de San Bernardino para exigirle a las autoridades que se opongan tajantemente a la idea de abrir un centro para niños migrantes en la región.

Organizada por Indivisible San Bernardino, organización que se dedica a la resistencia de la “agenda opresiva y antiestadounidense” del presidente Donald Trump, la marcha comenzó después de que varias personas de diferentes grupos y coaliciones que abogan por los derechos del inmigrante repudiaran la idea de abrir un centro para 430 menores migrantes.

“Los niños no debería estar en jaulas. Me opongo a este plan y espero que más personas lo hagan para que el gobierno federal sepa de una vez por todas que no permitiremos la apertura de este campo de concentración en nuestra región”, dijo Steve Walker, director de Indivisible.

La manifestación tuvo lugar frente al edificio del condado de San Bernardino el mismo día en que se vencía el plazo para que compañías o propietarios respondieran a la pre solicitación hecha por la Administración de Servicios Generales (GSA).

Según Pamela Pennington, portavoz de GSA, la información sobre quién cumplió con la feche límite para expresar interés es “información confidencial de adquisiciones,” y por lo tanto “no podemos compartirla.”

Adultos y niños participaron en la protesta en San Bernardino. / fotos: Alejandro Cano.

Jennaya Dunlap, representante de la Coalición para la Justicia de los inmigrantes de Inland Empire, dijo que la comunidad debería hacer frente a esta idea “inmoral” especialmente después de que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) —la cual operaría el albergue— revelara que desde octubre de 2014 a julio de 2018 se reportaron 4,556 denuncias de abuso sexual dentro de centros similares.

“No podemos continuar normalizando el encarcelamiento y maltrato de los inmigrantes. Lucharemos contra esta idea con todos los recursos que tenemos a mano” dijo.

Agregó que los niños migrantes son enviados a las cárceles de migrantes para adultos operadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) una vez que cumplen con la mayoría de edad. En la región de Inland Empire dicho centro sería el de Adelanto, conocido por sus terribles e inhumanas condiciones, señaló.

Los manifestantes exigieron a los supervisores del condado de San Bernardino que se opongan al plan; sin embargo, David Wert —portavoz del mismo— dijo que “el condado no ha sido notificado sobre un posible centro para niños migrantes en Inland Empire.”

“El Condado no puede tener una posición o comentario sobre algo como esto a menos que la Junta de Supervisores, reuniéndose como un organismo en público con previo aviso, haya votado para establecer una posición”, dijo Wert.

“Y la información es demasiado nueva e incierta para que la Junta considere una posición por el momento”, agregó.

El pasado 5 de agosto, GSA comenzó a buscar espacio para arrendar en Inland Empire para albergar el refugio para casi 430 niños.

Según la Administración de Servicios Generales (GSA), el albergue comenzaría a operar en diciembre de 2020.

Según GSA, que proporciona lugares de trabajo mediante la construcción, esos niños serían cuidados las 24 horas del día los siete días a la semana.

Una posible ubicación del centro, de acuerdo a un documento, sería en algún lugar de San Dimas y Pomona, en el condado de Los Ángeles; y en ciudades del condado de San Bernardino, incluyendo, Ontario, Fontana, Rancho Cucamonga, Redlands y San Bernardino, entre otras.

Además, el mapa designado abarca algunas ciudades del condado de Riverside, incluyendo Norco, Moreno Valley y Riverside, entre otras.

Cuatro legisladores demócratas radicados en Inland Empire se oponen vehementemente a la idea, incluyendo la congresista Norma Torres, y los congresistas Raúl Ruiz, Pete Aguilar y Mark Takano.

“La necesidad de más instalaciones para albergar a los niños migrantes es resultado directo de la agenda antiinmigrante del presidente”, dijo Takano, cuyos padres y abuelos fueron enviados a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

A Emilio Amaya, director ejecutivo del Centro de Servicios Comunitarios de San Bernardino, le preocupa la negligencia y maltrato por parte de las autoridades demostrado en varios centros a lo largo y ancho del país.

Y que según las autoridades federales, al menos siete niños han muerto bajo custodia de inmigración desde 2018.
Roberto Chaires, de 72 años, instó a la comunidad a levantar la voz en contra de este plan “diabólico” y se animó a recitar el histórico discurso del legendario activista Martin Luther King Jr.

“Primero vinieron por los socialistas y no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada por yo no era judío. Luego vinieron por mí y ya no quedaba nadie para defenderme… Qué estamos esperando?”..