Junta de Supervisores busca congelar presupuesto del Sheriff de Los Ángeles

El alguacil Alex Villanueva asegura que el déficit le fue heredado por su antecesor Jim McDonnell y la misma Junta.

Junta de Supervisores busca congelar presupuesto del Sheriff de Los Ángeles
Alex Villanueva dijo que la Junta de Supervisores quiere "avergonzarme [públicamente] porque les interesa tener todo el poder”. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles planea discutir la próxima semana y quizás aprobar una moción para exigir responsabilidad fiscal en el Departamento del Sheriff que encara un déficit de 64.4 millones de dólares.

Sobre el problema, el Sheriff Alex Villanueva aseguró a La Opinión que dicho déficit lo heredó de su antecesor, Jim McDonnell, “y los supervisores lo saben; ellos solamente quieren avergonzarme [públicamente] porque les interesa tener todo el poder”.

La moción de las supervisoras Hilda Solís y Sheila Kuehl apunta a “mejorar los procesos internos y establecer controles dentro del Departamento del Sheriff (LASD) para garantizar la rendición de cuentas y lograr la responsabilidad fiscal”.

Tanto Solís como Kuehl solicitarían al Sheriff, -en consulta con la directora ejecutiva del condado, Sachi Hamai, la actual auditora-contralora en función, Arlene Barrera, y el asesor del condado, Jeffrey Prang, que desarrollen e implementen un plan continuo de mitigación de déficit sin ninguna reducción del personal juramentado que patrulle en las calles o que tenga un impacto fiscal en los servicios prioritarios de la Junta.

La idea de Solís y Kuehl es que se desarrolle un plan para consideración de la Junta para recuperar el déficit ajustado del año fiscal (FY) 2018-19 de $63.4 millones del Departamento del Sheriff durante un período de varios años a partir del año fiscal 2019-20; además, implementar un congelamiento de contratación en el LASD, excluyendo puestos críticos de salud y seguridad pública, según lo determine la Directora Ejecutiva.

Fuentes cercanas a la problemática indicaron a La Opinión que se piensa que el enorme déficit creció por las horas extras. Sin embargo, consideró “equivocada” la pregunta cuando se le cuestionó si el déficit provenía desde la administración del Sheriff McDonnell o desde la elección de Villanueva

“Todo tiene que ser aprobado por los supervisores de cada agente; nadie puede aprobar [las horas extras] por sí mismo”, explicó el Sheriff Villanueva. “Todo este problema viene desde 2008 y fue creciendo porque los supervisores aprobaban contratos con empleados y les daban aumentos anuales de 3% y 4%, y esos 70 millones fue causado por ese contrato que yo heredé y la Junta lo sabe muy bien, pero como [Jim McDonnell] era su amigo, no les importaba nada”.

Movilización de fondos

La encomienda del próximo martes para la Auditora-Contralora Interina, – en consulta con el Director Ejecutivo- es que transfiera $ 143.7 millones de varias unidades de presupuesto del LASD a Usos de Financiamiento Provisional – Unidad de presupuesto del Sheriff, de modo que el financiamiento todavía se dedique para el LASD, pero que no esté disponible para el Departamento hasta que se implementa el plan de mitigación del presupuesto aprobado por la Junta. Un total de $143.7 millones se transferirán de la asignación de servicios: $134.4 millones de suministros y de bienes de capital y $ 9.3 millones de apropiación de equipo.

La misión para la interventora-contralora y para la directora ejecutiva será “monitorear el progreso del Sheriff en la implementación del plan de mitigación presupuestaria y lograr un desempeño presupuestario satisfactorio; y mientras el LASD progresen su desempeño presupuestario para abordar el déficit del año en curso, la Auditora Interventora Contralora y la Directora Ejecutiva puede hacer recomendaciones para transferir fondos a las unidades de presupuesto operativo del Departamento del Sheriff”.

De la misma manera esos funcionarios y el inspector general, tendrán la capacidad de efectuar revisiones operativas del Departamento del Sheriff para determinar si hay áreas donde pueden ser más eficientes o pueden operar de manera más efectiva, como en el uso de las horas extras de trabajo. Al Sheriff Villanueva se le solicitaría un informe trimestral a la junta de Supervisores, “para garantizar que funcione dentro del presupuesto aprobado por la junta”.

El Sheriff Villanueva informó que, tras su elección en noviembre de 2018, también heredó 958 vacantes y sus oficiales proporcionaron servicios de seguridad en las cortes y en las calles.

La lucha por el poder y autoridad

La Junta de Supervisores ha mantenido una pugna constante con el Sheriff Villanueva, a quien el juez Mitchell Beckloff de la Corte Superior de Los Ángeles le envió en agosto pasado un mandato judicial preliminar para que le quitara la insignia y el arma al alguacil Caren Carl Mandoyan, quien había sido despedido por acusaciones de violencia doméstica por Jim McDonnell.

El Sheriff Villanueva recontrató a Mandoyan, quien fue voluntario en su triunfal campaña política que lo llevó a desbancar en las elecciones de noviembre de 2018 al anterior alguacil, Jim McDonnell.

Villanueva fue demandado por la Junta de Supervisores para anular la contratación de Mandoyan; además, el juez le ordenó que Mandoyan dejara de presentarse como alguacil del condado y que renunciara a todo lo que tuviera en su poder, incluyendo su insignia, uniforme y arma, mientras que a Villanueva le dijo que dejara de reconocer al ex oficial como un empleado del condado.

Del superávit al déficit

Información de la Junta de Supervisores indica que en el Departamento del Sheriff se registró un superávit de 15.7 millones de dólares en el año fiscal 2014-2015; de $9 millones en 2015-2016; de 124,226 dólares en 2016-2017; de $12.5 millones de déficit en 2017-2018 y un total de $90.2 millones en 2018-2019 (16 millones de dólares han sido perdonados por los costos asociados con Woolsey Fire, y $10.8 millones fueron perdonados por los costos de litigio). Con ello, el déficit total acumulado en el LASD suma 63.4 millones de dólares.

“La ley estatal requiere que el condado Los Ángeles produzca un presupuesto equilibrado”, dijo en una declaración escrita la supervisora Hilda Solís. “Cuando un Departamento del Condado tiene dificultades con su presupuesto, es responsabilidad del Departamento comunicarse y trabajar de la mano con el CEO y la Junta de para abordar juntos los problemas antes del final del año fiscal. Después de todo, ningún Departamento del Condado trabaja de manera independiente, y todos nuestros departamentos están interconectados presupuestariamente. Un déficit en un departamento del condado afecta los servicios ofrecidos por otros”.

La funcionaria latina destacó que lo que más le “preocupa”, “Es que el Departamento del Sheriff informó un déficit manejable durante todo este año, hasta que el presupuesto del Departamento surgió en mayo. A pesar de las reiteradas solicitudes del CEO del Condado para que el Departamento del Sheriff envíe un plan de mitigación del déficit presupuestario, nunca se proporcionó ninguno. En cambio, este problema persistió y el déficit aumentó cuando los libros se cerraron al final del año fiscal”

Añadió que cuando se trata de la responsabilidad fiscal de los dólares de los contribuyentes, independientemente de si el jefe del Departamento fue designado por la Junta de Supervisores o elegido por los votantes del Condado, “existe la necesidad de rendir cuentas”.

“Si bien el Departamento del Sheriff ha tenido un déficit en los últimos tres años, ningún déficit se ha acercado a lo que estamos viendo ahora. Este déficit presupuestario es el mayor déficit presupuestario departamental que he visto desde que juré como Supervisora. Tengo la responsabilidad constitucional de ser considerada y prudente con los fondos de los contribuyentes al tiempo que garantizó que los servicios de salud y seguridad pública del condado de Los Ángeles continúen siendo entregados.

Concluyó al decir que la moción que presentará la próxima semana tiene la intención de ayudar al Departamento del Sheriff a cumplir con su presupuesto este año fiscal y en el futuro.

“Además, esta acción deja en claro que no habrá cambios en la financiación del personal jurado”, aseveró. “No habrá impacto en el reclutamiento por parte del Departamento del Sheriff de nuevo personal jurado o cualquier reducción en los oficiales jurados para patrullar”.