Aprende a sacarle brillo a las llantas de tu auto con Coca-Cola

Una forma de sacarle brillo a los neumáticos sin gastar tanto dinero es usando Coca-Cola. Te mostraremos cómo hacerlo
Aprende a sacarle brillo a las llantas de tu auto con Coca-Cola
Foto: Shutterstock

La Coca-Cola no solo es una bebida, también es usada para múltiples tareas domésticas. En este caso, también sirve para darle brillo a las llantas de tu vehículo. Sigue estas recomendaciones sencillas.

Cómo sacarle brillo a las llantas

La Coca-Cola puede limpiar tu auto de forma muy efectiva. Además, es una manera económica de hacerlo. Todo lo que necesitarás es una botella de esta bebida y un poco de glicerina. No tendrás que usar toda la bebida.

Prepara la mezcla. Para ello, solo necesitarás 20 mililitros de glicerina con medio vaso de Coca-Cola. No es necesario que mezcles durante mucho tiempo. Con la mezcla, la bebida perderá su consistencia gaseosa, pero no habrá un cambio más allá de esto.

Con una esponja, aplica la mezcla sobre las llantas de tu auto y deja que seque. Cuando la mezcla surta efecto, notarás el brillo y no debes preocuparte, porque este permanecerá durante un buen tiempo.

Muchas personas se preocupan por los residuos de azúcar que puedan quedar en las llantas, pero no tienes que preocuparte por esto. Te encantará el acabado final.

shutterstock_1389064625
Foto: Shutterstock

Ventajas de usar esta mezcla

La mayor ventaja es la económica. Así que si no tienes suficiente dinero para comprar los productos para pulir tus llantas, esta es una buena opción. Por otro lado, si necesitas limpiar la batería de tu auto, la Coca-Cola también puede servirte.

Solo debes agregar un poco de este producto en las terminales de la batería para evitar la sulfatación y posteriormente limpiar con un poco de agua. Esta es una técnica recomendada para evitar este tipo de problemas.

Es recomendable que evites el uso excesivo de este producto. Si bien es útil para limpiar y pulir las llantas, su uso excesivo también puede tener el efecto contrario y actuar como corrosivo, causando a veces daños irreparables.

Así que úsalo con moderación y solo en los momentos en que sea realmente necesario.