Dpto. de Justicia inicia revisión penal de la pesquisa sobre el Rusiagate

La investigación del DOJ sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016 se convierte en investigación criminal
Dpto. de Justicia inicia revisión penal de la pesquisa sobre el Rusiagate
El presidente Donald Trump y el fiscal general, William Barr.
Foto: Michael Reynolds / EFE

El Departamento de Justicia (DOJ) ha cambiado la revisión que realiza de la pesquisa sobre posible interferencia rusa en las elecciones de Estados Unidos a una investigación formal penal.

La revisión que el Fiscal General William Barr ordenó sobre los orígenes de la investigación sobre posibles vínculos entre la campaña de Trump de 2016 y Rusia ahora se ha convertido en una investigación criminal, dijo a POLITICO una fuente familiarizada con el asunto.

La investigación, realizada por el fiscal estadounidense de Connecticut, John Durham, se inició como un esfuerzo de Barr por responder preguntas no especificadas que tenía sobre por qué el FBI comenzó la investigación de contrainteligencia que finalmente llevó al nombramiento del asesor especial Robert Mueller.

Sin embargo, la escalada de la investigación de Barr de una revisión administrativa a un asunto penal significa que los actuales y antiguos funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia enfrentan la posibilidad de cargos criminales, derivados de algún aspecto de su trabajo en la investigación de Rusia.

La designación de la investigación de Durham como una investigación criminal también aumenta enormemente su poder para recopilar información, abriendo la posibilidad de citaciones del gran jurado para registros y testimonios.

La medida seguramente complacerá al presidente Donald Trump, quien se ha quejado durante mucho tiempo de que fue espiado durante la campaña de 2016, a pesar de la falta de evidencia para respaldar esa afirmación. Trump también acusó a la administración Obama y a los funcionarios del FBI de traición, por sus acciones en la investigación de Rusia.

Los ex funcionarios habían expresado su reiterada preocupación por la investigación de Durham en las últimas semanas, diciendo que había indicios de que se estaba expandiendo más allá de una típica retrospectiva sobre cómo se manejaban los asuntos de alto perfil. La conversión de la investigación a una investigación criminal fue reportada por primera vez el jueves por el New York Times.

Las revisiones administrativas generalmente son realizadas por la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Justicia, que ha pasado más de un año investigando el contenido de las solicitudes de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera que el FBI y el Departamento de Justicia presentaron para Carter Page, un especialista de la industria energética que había servido como asesor de campaña de Trump.

La investigación de Durham parece ser más amplia que la investigación de la OIG, aunque el alcance completo de su investigación sigue sin estar claro.