Le regalaron un Jeep Grand Wagoneer porque no servía y él la resucito

Antes que todo, el entusiasta instaló una batería para ver qué funcionaba
Le regalaron un Jeep Grand Wagoneer porque no servía y él la resucito
Jeep Grand Wagoneer de 1990
Foto: Greg Gjerdingen / Wiki Commons

Bien dicen que “la basura de unos es el tesoro de otros”, y con un poco de cariño, dedicación y los conocimientos necesarios, un auto abandonado pudiera convertirse en un auto de ensueños.

Eso fue lo que le ocurrió a David Tracy, un entusiasta de autos que compartió su experiencia en la publicación de Jalopnik.

A Tracy le regalaron un Jeep Grand Wagoneer de 1987 que supuestamente ya no servía y no tenía remedio hace un año. Hoy en día, el amante de los autos pudo echar a andar ese auto una vez más.

La aventura de Tracy comenzó cuando él remolcó la entonces inservible Jeep con su Jeep del 2020 de Dayton, Ohio, hasta Detroit, Michigan.

View this post on Instagram

I've lost all control. #jeep #wagoneer

A post shared by David Tracy (@davidntracy) on

Lo primero que Tracy decidió hacer es ver qué elementos de la SUV funcionaban si él conectaba la batería. La respuesta fue “nada” porque no tenía una llave para dar vuelta al swicth.

“Así que corrí a mi tienda local de autopartes, alquilé un extractor de volante y un extractor de placa de bloqueo por $40 combinados, y saqué mi cilindro de bloqueo”, explica.

“Quitar el cilindro de la cerradura fue notablemente fácil. Todo lo que tenía que hacer era deshacer una tuerca del eje de la dirección y luego usar un extractor para arrancar el volante. Luego utilicé un removedor de placa de bloqueo del volante para quitar un pequeño anillo de retención del eje para liberar la placa de bloqueo. Con eso fuera del camino, solo tuve que mover algunos pedazos para darme acceso al perno que sostenía el cilindro”, escribió Tracy, agregando que después de llegar al perno “el cilindro salió y puse uno nuevo en su lugar”.

Después, él experto mecánico lubricó con líquido de transmisión el motor AMC 360 V8 de la Jeep antes de instalar una nueva batería.

Fueron muchos intentos fallidos antes de que Tracy se diera cuenta que lo que en verdad estaba mal con la Jeep era algo relacionado con el interruptor de encendido, pero eventualmente logró revivir al motor de la SUV. Lo sorprendente fue lo que ocurrió después con el escape.

“El tubo de escape se llenó con lo que parece ser un nido de roedor, que se disparó como una bala de cañón tan pronto como se disparó el primer cilindro”, explica.

View this post on Instagram

Shot a rodent's house out of a #Jeep Grand #Wagoneer tailpipe.

A post shared by David Tracy (@davidntracy) on

Ahora Tracy, orgullosamente, tiene una Wagoneer nueva que no le costó nada en un principio, pero que le tomó días de su tiempo resucitar.

***

Te puede interesar: