Campesinos temen pasar hambre, mientras el alimento se pudre en el suelo 

Un excedente de la cosecha se desperdicia en los campos agrícolas de California y no encuentran una forma efectiva de llevarlo a quien más lo necesita 
Campesinos temen pasar hambre, mientras el alimento se pudre en el suelo 
Cannon Michael, presidente de Bowles Farming Company en Los Baños, California, camina entre tomates que no fueron utilizados y posiblemente se echarán a perder en el suelo. (Foto: John Walker/The Fresno Bee)
Foto: John Walker/The Fresno Bee

Maximina Molina Sánchez está preocupada y no quiere pasar hambre este invierno. Ella depende de un banco de alimentos en Huron (ciudad en Fresno) para alimentar a su esposo y sus dos hijos. Pero con la mayoría de los campesinos sin trabajo durante esa temporada, las necesidades incrementarán, por lo que teme que no haya suficiente comida para sus seres queridos. 

La familia Molina Sánchez se encuentra entre el 22% de las personas en el condado de Fresno que no tuvieron lo suficiente para poder pagar los alimentos el año pasado. Fresno ocupa el tercer lugar en el país por inseguridad alimenticia, según el Centro de Investigación y Acción Alimentaria. 

Al mismo tiempo, el condado lidera la nación en producción de alimentos agrícolas. Un nuevo estudio de la Universidad de Santa Clara reveló que un tercio de los cultivos cosechados a mano en el estado se echan a perder en el campo. 

 Los bancos de alimentos están abordando la escasez de alimentos de forma gradual y los nuevos negocios están ampliando las ventas de excedentes de los agricultores. Pero no hay una solución a la vista para disminuir la inseguridad de alimentos y la sobreproducción de cultivos que afectan al Valle Central porque se necesita dinero y mano de obra para cosechar el excedente y transportarlo a los bancos de alimentos. 

Todd Hirasuna, vicepresidente de Sunnyside Packing Company en Selma, dijo que no estaba sorprendido por el hallazgo del estudio. La compañía deja regularmente un tercio de sus productos en el campo donde se echan a perder. 

“Cuando se junta todo el valle, es un número bastante asombroso al final del día”, dijo Hirasuna. 

Tomates que no fueron cosechados en los campos agrícolas de Los Baños. (Foto: John Walker/The Fresno Bee)

Hambre en el Valle

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos estimó que el 10.6% de los hogares en todo el estado tenían inseguridad alimenticia en 2018. En 2016, más de una quinta parte de los residentes de Fresno recibieron cupones de alimentos y el 10.6% de los californianos. No está claro si esos son los mismos grupos de personas. Sin embargo, según el Centro de Investigación y Acción Alimentaria, las personas que reciben cupones de alimentos aún pueden tener inseguridad en sus alimentos porque la ayuda no siempre cubre el costo de las comidas que necesitan. Muchas familias no cuentan con alimentos suficientes porque tienen ingresos superiores a los requeridos para calificar por los cupones de alimentos. 

 Second Harvest Food Bank de Silicon Valley descubrió que el 27% de los residentes en los condados de Santa Clara y San Mateo están en riesgo de hambre a pesar de que viven al lado de dos de los valles agrícolas más productivos del país. El banco de alimentos planteó el problema a los investigadores de desperdicio de alimentos de la Universidad de Santa Clara, quienes a su vez cuantificaron la cantidad de excedente en esos campos. 

“Nos preguntamos si puede haber algunas oportunidades para salvar la comida que queda en los campos y dirigirla a las personas que necesitan asistencia alimentaria”, dijo Greg Baker, director ejecutivo del Centro de Innovación y Emprendimiento de Alimentos en SCU. 

 Al examinar 20 cultivos cosechados en 123 campos del centro y norte de California en 2016 y 2017, los investigadores encontraron que el 34% de los productos comestibles nunca salen de la granja. Las tasas de pérdida variaron ampliamente entre los cultivos; el repollo, la lechuga romana y las fresas se encontraban entre los productos más echados a perder.  (Los investigadores se referían a los productos sobrantes como “pérdida”, no como “desperdicio”, porque a diferencia de los alimentos que terminan en un vertedero, pueden alimentar al ganado o fertilizar el suelo con el sobrante). 

 Las tasas de pérdida son probablemente constantes en todo California, según Baker, pero los productos cosechados a máquina experimentan niveles mucho más bajos porque el equipo deja poco atrás. Los productos que se pueden enlatar o convertir a otros alimentos como las pasas también tienen tasas de pérdida bajas. 

Baker descubrió que los agricultores tienden a sobreproducir para cumplir sus contratos con los compradores. Plantan alrededor de un tercio más de lo que necesitan en caso de mal tiempo, plagas, enfermedades de las plantas, disponibilidad de mano de obra, estabilidad de campo y cultivos de gran o menor tamaño. Si después de la entrega, el precio es demasiado bajo, dejan que el resto se pudra. 

 Este año, Bowles Farming Company en Los Baños cosechó cerca del 85% de sus melones porque la demanda del mercado era alta, según Cannon Michael, presidente de la compañía. Sin embargo, el año pasado su empresa dejó alrededor del 80% de sus melones en el campo porque los precios eran demasiado bajos para justificar la cosecha. 

Rafael Santos recoge la Berenjena de los campos de Sanger. (Foto: John Walker/The Fresno Bee)

“Desperdiciar los alimentos es una preocupación grande de nosotros”, dijo Michael. “Es muy frustrante” 

 Lisa Johnson, investigadora de la Universidad Estatal de Carolina del Norte que se especializa en pérdida y desperdicio de alimentos, descubrió que, en el sudeste, se pierde el 40% de los cultivos. Esto es particularmente preocupante, dijo, porque las pérdidas se acumulan entre el 30% y el 40% de los alimentos que el USDA estima se desperdicia cada año en tiendas y hogares. 

“¿Por qué no donarlo a personas necesitadas?”

 Molina Sánchez ha visto la pérdida de primera mano. Ella fue una recolectora hasta que nació su hijo, ahora de 9 meses. La vida ha sido difícil desde hace unos meses, desde que su esposo se cayó de un camión mientras empacaba lechuga y se lastimó la espalda. 

 Westside Family Preservation, un banco de alimentos en la ciudad de Huron, donde viven aproximadamente 7,000 personas, evita que la mayoría de los trabajadores agrícolas de la ciudad mueran de hambre al suministrar alimentos básicos como leche, hojuelas de maíz, pasta, arroz, frijoles y frutas y verduras enlatadas. Pero el banco de alimentos carece regularmente de los productos frescos cultivados en el Valle, que Sánchez dijo que necesita para mantener saludables a sus hijos. 

“En lugar de tirarlo a la basura, ¿por qué no donarlo a personas necesitadas? Se acerca el frío, va a llover, y nosotros lo necesitamos”, se pregunta. 

Pero sacar alimentos de los campos y llevarlos a los hogares que lo necesitan es mucho más costoso que simplemente cultivarlos, explicó Johnson. Con presupuestos limitados, los bancos de alimentos no pueden compensar el costo total de la mano de obra. 

El Banco de Alimentos de California Central atiende a unas 280,000 familias en el Valle, incluida la familia de Molina Sánchez. Comparten excedentes y comercian con verduras con más de 200 bancos de alimentos en todo el país. Pero los suministros a menudo se quedan cortos. 

“Es un festín para la hambruna”, dijo Jaclyn Pack, gerente de adquisiciones de productos en el banco de alimentos. “Durante el verano somos muy festivos. No puedo mantener nuestros refrigeradores (almacenes) vacíos. Y durante el invierno hay mucha hambruna, es por eso que siempre busco la forma de cómo guardar el producto”. 

El banco de alimentos proporciona a las granjas cajas de cartón y las recoge, y el estado les otorga a los agricultores un crédito fiscal por valor del 15% del valor mayorista. Pero Baker dijo que muchos agricultores no participan porque no saben sobre los incentivos fiscales o consideran que la compensación es demasiado baja. Para ellos tiene más sentido reportar el cultivo como una pérdida a donarlo. 

 “No es asunto suyo”, dijo Baker. “No dirigen una organización benéfica junto con su granja. Están muy contentos de contribuir, pero les puede costar demasiado dinero porque están operando con márgenes reducidos “. 

 Los bancos de alimentos han tratado de conseguir voluntarios para recoger el producto de las granjas, pero no ha funcionado. Con frecuencia no había tiempo para organizar a suficientes voluntarios y recolectores porque perdían más tiempo y cosechaban mucho menos que los trabajadores de campo profesionales. 

Aumenta los alimentos desperdiciados 

Steve Linkhart, director de Farm to Family, de la Asociación de Bancos de Alimentos de California, está trabajando en una solución a nivel estatal. Planea contratar la mano de obra que las granjas ya contratan para sacar todo el producto del campo que podría ir a los bancos de alimentos. La financiación, de nuevo, es el obstáculo principal. 

“Tenemos que encontrar una manera de compensar las tarifas laborales”, dijo Linkhart. 

Los productores e investigadores dicen que reducir el excedente requiere un cambio sistemático. Sugirieron una comunicación más abierta dentro de la cadena de suministro. Baker dijo que los minoristas podrían cambiar el status quo siendo más flexibles en lo que aceptan. Es decir, tomar más productos que no sean de tamaño requerido o que tengan imperfecciones. De esa manera, los productores no tendrían que plantar en exceso. 

 El año pasado, los inversionistas gastaron más de $125 millones en nuevas empresas para abordar la pérdida y el desperdicio de alimentos. Imperfect Produce, por ejemplo, entrega productos no comercializables a los hogares, y recientemente comenzó a entregar cajas en Fresno, Merced y Modesto. 

Full Harvest trabaja con productores de California para entregar frutas y verduras imperfectas a los procesadores de alimentos en todo el estado y el país. 

“Estos son productos que no tenían ninguna opción para generar ingresos”, dijo Christine Mosely, quien dirige Full Harvest. “Aquí todos ganamos porque las granjas están felices de vender el producto que de otra forma hubiera sido rechazado”. 

Pero se necesita hacer mucho más para reducir el desperdicio a una escala menor, o llevarlo a las personas que más lo necesitan, pero ni siquiera se tiene un mapa de caminos para iniciar. 

Michael en Bowles sospecha que el problema solo empeorará a medida que los precios de los productos se mantengan bajos y los costos laborales aumenten. 

“El potencial de dejar alimentos en el campo está aumentando debido al incremento del costo humano”, dijo. “Es por eso que muchas de las grandes personas están tratando de trasladar la producción a México y Centroamérica, porque el costo de la mano de obra es mucho menor”. 

Manuela Tobías es periodista para el The Fresno Bee. Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre varias las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.