¿Cuánto dura la leche en buen estado después de la fecha de expiración?

Mantenerle bien almacenada sería una clave para que te dure todavía más
¿Cuánto dura la leche en buen estado después de la fecha de expiración?
Saber esto te ayudará a no seguir desperdiciando esta bebida cuando aún la puedes usar.

Antes de tomar un poco de leche, de seguro revisas la fecha de vencimiento para asegurarte de que aún está en buen estado. Sin embargo, a pesar de esto, es muy posible que la estés tirando antes de tiempo, con lo que estarías desperdiciando lo que gastaste en ella, según informa Reader’s Digest.

Y es que se sabe que, una vez que la abres, es posible que la leche dure en buen estado entre unos 4 o 7 días, siempre y cuando se mantenga refrigerada, de acuerdo con Eat By Date.

En el caso de la leche entera, si no se abre, puede durar en buen estado de 5 a 7 días después de la fecha impresa; la leche descremada y baja en grasa dura 7 días; y la leche sin grasa y sin lactosa dura de 7 a 10 días. De la misma forma, todas deberán conservase refrigeradas todo el tiempo.

Hay que señalar que también debes fijarte bien en lo que dice la etiqueta. Recuerda que a veces dice: “Vender antes de”, “Consumir antes de” y “Expira en”.

La frase “Consumir antes de” es utilizada para decirte que, antes de esa fecha, la leche es segura para tomar. (Aunque ya vimos que, si la almacenas bien, te durará más días).

La frase “Expira en” se usa para indicar la fecha en que inicia el deterioro.

En el caso de “Vender antes de” realmente es información para los empleados de la tienda, ya que señala la fecha en que deben retirar el producto de los estantes, ya sea vendiéndola o tirándola a la basura.

Estas etiquetas pueden variar de una tienda a otra, lo que puede provocar confusiones y que se deseche la leche cuando aún se puede consumir.

Haz que dure

Para que la leche te dure más tiempo debes asegurarte que esté almacenada adecuadamente a 40°F o menos. Mantenerla fría es esencial para extender su vida útil. También deberías alejarla de la luz y volverla a poner en el refrigerador tan pronto dejes de usarla.

También debes guardarla hasta el fondo del refrigerador en lugar de la puerta, ya que en este sitio la temperatura varía mucho por todas las veces que abren y cierran el aparato.

Así que ya sabes, si no quieres terminar tirando dinero a la basura, toma en cuenta estos datos antes de botar la leche.

­–También te puede interesar: Empresa lechera más grande de EEUU se declara en quiebra por bajas ventas