El regalo más deseado de la temporada

La deuda es una fuente de estrés para muchos consumidores que se enfrentan a una temporada de fuertes gastos
El regalo más deseado de la temporada
Es conveniente siempre tener un presupuesto pero lo es mucho más cuando se está en el proceso de reducir deuda y se necesita un plan de acción./Shutterstock
Foto: Shutterstock

¿Ha escrito la carta Papá Noel? Si más que una lista de regalos fuera de deseos el 49% de los americanos tiene claro cuál es el primero de acuerdo con una encuesta hecha por la entidad Country Financial: que una de sus deudas estuviera completamente pagada.

Al 20% le gustaría no tener que hacer más pagos de su hipoteca, al 13% le encantaría que se acabara el balance de sus tarjetas y el 9% y el 7% querrían no tener nada que deber en sus préstamos personales o créditos estudiantiles.

Estamos hablando de mucho dinero porque se deben $14 billones de dólares entre hipotecas, tarjetas, créditos de varios tipos. Es una cifra que tiene 12 ceros tras el 14.

Hay dos tasas bajas que explican este alto nivel de deuda, la del desempleo y la de intereses. Con buenas perspectivas laborales y de ingresos además del bajo costo de tomar prestado, la deuda es protagonista de buena parte de las finanzas de los hogares. Es útil porque en la mayoría de los casos permite crear patrimonio, pero no es cómoda y si cambian las condiciones económicas puede ser complicada de negociar.

En este sentido, la proximidad de las fiestas añaden peso a una cierta ansiedad que se siente a la hora de echar un vistazo a las finanzas domésticas. Según una reciente encuesta del bureau de crédito Experian, el 38% de los consumidores dicen que están estresados con la llegada de esta época de compras. Es ocho puntos porcentuales más que el año pasado. Para el 48% sumar más deuda es una propuesta muy estresante.

Encontrar una cierta paz exige dos cosas y ninguna de las dos está en manos de Papá Noel sino de cada consumidor..

  1. Presupuestar: Asignar gastos que sean manejables con los ingresos que se tienen y hacer seguimiento de los costos en los que se incurren para no salirse de lo pautado y meterse en más deudas. Idealmente se ha de ahorrar para estos gastos extraordinarios pero si no ha sido el caso pague todo lo que pueda con dinero o tarjeta de débito. Repiense su lista de regalos y hable con franqueza con familiares y amigos sobre lo que puede y no puede hacer con su capacidad de gasto.
  2. Tener una estrategia para disminuir la deuda o el peso de esta. Hay que presupuestar la salida de la deuda con pagos fijos y sobre todo reduciendo los intereses que se pagan. Si se puede se debe hacer transferencias de balances de tarjetas con altos APR a una que tenga una tasa introductoria del 0% para poder pagar sin acumular intereses. También se puede solicitar un préstamo personal para consolidar las deudas abiertas con un solo pago una sola tasa de interés fija. Todas las opciones tienen riesgos y hay que entenderlas bien pero el inicio de ellas es no incurrir en más deuda y ajustar siempre que sea necesario el presupuesto.