Juicio político a Donald Trump: cuáles son las próximas etapas

Tras las audiencias públicas, el proceso de juicio político entra en una nueva etapa
Juicio político a Donald Trump: cuáles son las próximas etapas
El presidente ha negado las acusaciones en su contra.
Foto: EFE

WASHINGTON – Tras una maratón de escandalosas audiencias públicas, la investigación con miras a una  destitución del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, entra en una nueva fase.

El próximo paso: una votación en la Cámara de Representantes para decidir cuáles son los artículos del juicio político o ‘impeachment’ que se aplicarán, aunque la destitución del presidente, que debería ser luego decidida por el Senado, es poco probable.

A continuación, una mirada a las próximas etapas de este proceso:

Artículos del ‘impeachment’

El Comité de Inteligencia elaborará con sus hallazgos en la investigación, un informe que entregará al Comité Judicial, cuyos miembros analizarán las pruebas y probablemente citen a otros testigos.

A diferencia de la fase inicial de la pesquisa, Trump y sus abogados pueden formar parte del proceso, con declaraciones, asistiendo a las audiencias, revisando las pruebas e interrogando a testigos.

Trump dijo la semana pasada que estaría dispuesto a ser interrogado y responder por escrito.

El panel, finalmente, votará para decidir cuáles son los artículos para plantear el ‘impeachment’, el equivalente político a una acusación.

La definición de la Constitución sobre excesos pasibles de ‘impeachment’ es amplia: “traición, soborno u otros altos crímenes graves o delitos menores”, que no están definidos y suelen incluir abuso de poder y de la confianza pública.

Los demócratas están sopesando cuatro cargos, según se ha informado: abuso de poder por presionar a Ucrania para que ayude a obtener rédito político interno; chantaje por la retención de ayuda y supeditar un encuentro a cambio de esa ayuda; desacato por rechazar las citaciones del Congreso; y obstrucción de la justicia.

Votación en la Cámara de Representantes

Los artículos presentados por el Comité Judicial serán luego enviados al plenario de la Cámara para una votación.

El debate parlamentario sobre estos cargos podría llevar su tiempo: en el proceso de destitución del presidente demócrata Bill Clinton, los congresistas discutieron el caso más de 13 horas durante dos jornadas.

La aprobación de los artículos requiere de una mayoría simple, en una Cámara donde los demócratas tienen el control con 233 escaños, contra 197 asientos en manos de los republicanos.

Juicio en el Senado

Una votación a favor del ‘impeachment’ trasladaría el caso al Senado, donde el presidente debe enfrentar un juicio.

De concretarse, sería la tercera vez en la historia de Estados Unidos que un presidente en funciones es enjuiciado. Los únicos antecedentes son los de Andrew Johnson, en 1868, y Bill Clinton, en 1998.

El presidente de la Corte Suprema es el encargado de presidir el juicio, en el que los 100 senadores actúan como un gran jurado, representantes de la Cámara baja como fiscales y el presidente cuenta con sus abogados defensores.

Para condenar al presidente se requieren dos tercios de los votos, en un Senado que controlan los republicanos con 53 de los 100 escaños.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana, controlaría el proceso, que se estima sería breve, limitando los testimonios y el debate, con una duración de menos de dos semanas.

También podría optar por la estrategia de alargarlo. En el caso de Clinton, esta etapa insumió seis semanas y se convocaron a nuevos testigos y se aceptaron nuevas pruebas.

Más allá de los cargos que se presenten, los analistas opinan que la política es lo que determina la votación final.

La cercanía de las elecciones en 2020 hará que los senadores, especialmente los republicanos, calculen cuál será la reacción de sus votantes en las urnas si ellos deciden proteger al presidente o destituirlo.

por Elodie Cuzin