Todo sobre las variantes de leche más populares y sus diferencias nutricionales ¡Elige la mejor opción para ti!

La leche es uno de los alimentos más completos, debido a su alto contenido en proteínas, grasas, vitaminas y calcio. En la actualidad las personas se preocupan cada vez más por cuidar su salud a través de la alimentación y con base en eso la oferta en variantes de leche cada vez es mayor

Todo sobre las variantes de leche más populares y sus diferencias nutricionales ¡Elige la mejor opción para ti!
Conoce las diferencias entre las principales variantes de leche y toma desiciones saludables.
Foto: StockSnap / Pixabay

Desde siempre uno de los productos de mayor consumo es la leche, no puede faltar en ningún hogar. Sin embargo como parte de la popular y creciente tendencia healthy, actualmente la industria ofrece maravillosas variantes que se ajustan perfectamente a las necesidades de todos. Para empezar podemos clasificar las leches animales y vegetales, sin importar el tipo estas bebidas pasan por una serie de procesos que influyen directamente en su valor nutricional. 

A pesar de que la leche no es un alimento imprescindible para los adultos, es una  extraordinaria fuente de proteínas, vitaminas A y D, ácidos grasos esenciales y por supuesto de calcio. Dentro de la gran oferta de “leches” que existe hoy en día, es importante mantenernos informados sobre sus características y cualidades nutricionales, para tomar las mejores desiciones conforme nuestros hábitos y costumbres. 

¿Cuáles son las principales variantes de leche?

1. Leche entera

Esta leche es la más popular en todo el mundo y representa una de las variantes más completas en cuestiones nutricionales, sobretodo debido a su alto contenido en calcio. Es una leche que se destaca por contener lactosa, es por ello contraindicada para aquellas personas que presentan intolerancias. 

2. Leche semi-descremada

Esta variante de leche en cuestiones de sabor es bastante parecida a la entera, se destaca por su menor contenido en grasa lo normal es que contenga 1.5% de grasa por cada 100 ml de leche. Es la versión intermedia entre la leche entera y la descremada, esta recomendada para aquellas personas que desean cuidar sus niveles de colesterol y triglicéridos altos. Este tipo de leche se destaca por aportar prácticamente las mismas cantidades en proteínas, azúcares en forma de lactosa y calcio, sin embargo cuando se elimina la grasa pierden vitaminas liposolubles como la A, D y E. 

3. Leche descremada

De las variantes de leches animales esta es la que contiene menor porcentaje en grasa y calorías, aporta únicamente 65 calorías por vaso. Esta variante de leche se destaca por que ha sido eliminado prácticamente todo su porcentaje de grasa total, mediante un proceso de centrifugado. El consumo de leche descremada esta indicada para personas que necesitan mantener el índice glucémico bajo, para pacientes con problemas cardiovasculares y aquellos que deseen bajar de peso. 

4. Leche deslactosada

Esta variante fue diseñada para aquellas personas que no digieren el carbohidrato de los lácteos animales, popularmente conocida como lactosa. Es importante mencionar que esta variante de leche es deslactosada, más no descremada por lo que su aporte en grasas es bastante similar a una leche normal; sucede lo mismo con las proteínas y algunas vitaminas como son las del grupo B, C y E. Esta variante de leche esta indicada para personas con intolerancias específicas y problemas digestivos como el síndrome de colon irritable. 

5. Leches vegetales

Las leches vegetales forman parte indiscutible de la actual tendencia healthy, funcionan perfecto como un sustituto a las leches animales. Son suspensiones de material vegetal disuelto y desintegrado en agua, el resultado final es bastante similar a la leche animal, pero no son productos lácteos. Estas alternativas resultan una extraordinaria opción para aquellas personas que sean intolerantes a la lactosa, son bajas en calorías, grasas y aportan muy buenos niveles de vitaminas y minerales, que varían según su ingrediente base. Estas variantes de leches se obtienen de dos fuentes principalmente: La primera es de los cereales como son el arroz, la avena, la espelta o cebada, que se caracterizan por su alto aporte en fibra; y de los frutos secos, como son la almendra, las avellanas, las nueces, y se destacan por su alto valor nutricional, debido a su contenido en ácidos grasos y calcio.

Leche de almendras casera. /Foto: Pixabay