¿Fue el final de Tom Brady? No, pero se puede esperar verlo este año con otro equipo

Tras perder ante Tennessee el legendario quarterback eludió decir que quiere seguir en los Patriots

¿Fue el final de Tom Brady? No, pero se puede esperar verlo este año con otro equipo
Tom Brady tras su pase final, que fue interceptado para touchdown.
Foto: EFE

Media hora después de haber lanzado el que posiblemente haya sido su último pase como quarterback de los Patriots –un envío interceptado que fue devuelto para TD-, Tom Brady se paró ante los reporteros y con elegancia eludió hablar acerca de su futuro.

“Apenas salí del campo”, le respondió al primer reportero que le preguntó sobre sus planes luego de que los campeones Pats habían sido eliminados en la ronda de comodines en su propio estadio por los Tennessee Titans (20-13).

Pero aunque el hombre de 42 años de edad hizo su mejor intento por evitar alguna declaración comprometedora, es posible leer algo entre líneas.

Amo a los Patriots. Ellos han sido la organización más grandiosa”, dijo Brady. “Jugar para el Sr. Kraft (el dueño) todos estos años y para el coach Belichick, no hay nadie que haya tenido una mejor carrera que yo, solamente por estar con ellos. Me siento bendecido. No sé cómo se verá el futuro, así que no voy a hacer predicciones”.

La pregunta había sido si él sentía que seguirá jugando para los Patriots o si desea seguir con ellos.

El contrato de Brady expirará en marzo y aunque el seis veces campeón de la NFL ha insistido que quiere alargar su carrera, esta temporada se le vio especialmente insatisfecho, como si supiera que el equipo carecía del suficiente talento ofensivo para poder pelear por otro Trofeo Lombardi.

Los Pats no lucen al día de hoy como un gran contendiente en la temporada de 2020, y es posible que Brady decida concluir su carrera en un conjunto donde se sienta mejor rodeado de talento, con un contrato multianual muy jugoso y en un escenario que le suponga generar nuevas energías.

Y aquí es donde entran en la conversación los Chargers.

El equipo angelino se mudará este verano al imponente SoFi Stadium como inquilino de Los Angeles Rams y existe preocupación en los Chargers por el tema de los boletos de temporada. Los indicios no son nada buenos.

Las obras del SoFi Stadium en Inglewood. /Ricardo López
Las obras del SoFi Stadium en Inglewood. /Ricardo López

Los Chargers tuvieron una campaña decepcionante (5-11), pero no hay duda que cuentan con talento interesante en ambos lados de la línea de golpeo (en 2018 llegaron a los playoffs). Se cree que la era de Philip Rivers como quarterback ha llegado a su final y un nuevo mariscal al que no le tome tiempo adaptarse y producir realmente podría elevar las expectativas del equipo.

La decisión de Brady dependerá de muchas razones, como por ejemplo si el coordinador ofensivo de los Pats, Josh McDaniels se queda o se va. McDaniels será uno de los candidatos más pretendidos para convertirse en entrenador en jefe en alguno de los equipos con vacante.

La familia también influenciará la decisión de Brady. El sábado en el Gillete Stadium, su hija Vivian Lake, de 7 años, miraba el juego desde la suite de los Brady.

Brady, nativo del área de la Bahía de San Francisco, pasa mucho tiempo en Los Ángeles, donde se casó y donde tiene casa.

Si Brady decide cambiar de equipo, sea a Los Ángeles u otra ciudad, no sería la primera vez que un ícono de la NFL terminara su carrera con un casco distinto. Sucedió con Joe Montana, Emmitt Smith y Jerry Rice, tres que algunos consideran los más grandes en sus respectivas posiciones.

Hablando de grandes jugadores, Antonio Brown se desató al final del juego del sábado en Foxboro con una lluvia de posts en redes sociales.

En cuanto a la dinastía de los Patriots, muchos aficionados celebran el posible final de la dinastía. Tal vez así sea, pero a lo mejor olvidan que la NFL no será la misma sin estos formidables “villanos”.