Vende fotos suyas desnuda por $10 dólares, quiere el dinero para algo sorprendente

Una de las donaciones que recibió fue de $5,000 dólares, por lo que envió 50 fotos y vídeos de ella desnuda

Vende fotos suyas desnuda por $10 dólares, quiere el dinero para algo sorprendente
Vende fotos suyas para combatir los incendios de Australia.
Foto: lilearthangel_k/Twitter

Una modelo de Instagram está usando su influencia para ayudar a combatir los incendios forestales que están arrasando Australia. Está vendiendo sus desnudos por $10 dólares cada uno.

La influyente estadounidense Kaylen Ward ya ha recaudado más de $100,000 dólares para la causa, después de ofrecer enviar una foto desnuda de sí misma a cualquier persona que done al menos $10 dólares a cualquier organización que ayude a combatir los devastadores incendios.

La modelo ya vendió fotos por dinero en el pasado y dijo que esperaba que sus clientes habituales ayudaran a la hora de recaudar efectivo por una causa tan importante.

Minutos después de iniciar su generosa iniciativa la modelo texana recibió toneladas de mensajes privados de cientos de personas que querían donar.

Kaylen, que ahora vive en Los Ángeles, afirma que recibió más de 20,000 mensajes y se tomó el tiempo para responder y enviar sus fotos desnudas individualizadas a cada uno de ellos.

La influencer le pidió a sus seguidores que donaran a una de las pocas organizaciones benéficas diferentes, incluido el Servicio de Bomberos Rurales de NSW, el Servicio de Bomberos de Victoria, la Cruz Roja y ciertos hospitales de koalas en todo el país.

Kaylen esperaba que sus esfuerzos le reportaran “unos pocos miles de dólares”, pero en un día había recaudado aproximadamente unos $ 100,000 dólares australianos y todavía tiene miles de mensajes más de gente que quiere donar.

Hasta ahora, los incendios forestales han matado a 24 personas, devastado más de 1,500 casas y destruido más de 3.6 millones de hectáreas de tierra, matando a casi medio billón de animales en el proceso.

Lamentablemente, los incendios no muestran signos de desaceleración a corto plazo y todavía quedan casi dos meses de verano en la zona. Nueva Gales del Sur está, oficialmente, en  “estado de emergencia”.

Esperemos que el dinero recaudado por Kaylen sirva para seguir luchando contra el fuego