Una oportunidad para reintegrarse a la sociedad

Programa capacita a personas que están por salir de prisión para que puedan hallar un enmpleo
Una oportunidad para reintegrarse a la sociedad
El programa New Roads to Second Chances recibió una subvención de $10 millones por tres años. (Suministrada)
Foto: Cortesía

José de la Torre dijo que recibir un entrenamiento para incorporarse a la sociedad, tras 15 años de estar en la cárcel, le ha ayudado de gran manera.

El hombre, de 34 años de edad, cuenta que obtuvo su libertad en julio de 2019 . Cinco meses y medio antes de salir, se unió a un programa de
reinserción, el que es ofrecido a los reos que les quedan de 2 a 19 meses de condena.

“Ahí aprendes a trabajar y te vuelves más responsable”, dijo de la Torre, quien al salir de la cárcel continuó en New Roads to Second Chances (Nuevos Caminos hacia Segundas Oportunidades) —un programa que conecta a los angelinos, anteriormente encarcelados, con oportunidades de capacitación, apoyo y empleo.

El programa comenzó en 2017 cuando la Oficina de Reinserción del alcalde Eric Garcetti recibió un contrato de tres años y $8.9 millones del Departamento de Transporte de California (Caltrans) para ayudar a estabilizar a más de 1,300 hombres y mujeres anteriormente encarcelados.

El programa les proporciona empleo temporal, capacitación laboral y otros recursos que conllevan a caminos hacia carreras.

La organización no lucrativa Chrysalis, que ayuda a personas de bajos recursos y desamparados a conseguir y retener empleos, fue seleccionada para administrar el programa.

36 meses más de ayuda

Para la suerte de muchos, Garcetti anunció este jueves que se recibió una subvención de $10 millones de Caltrans para extender el programa por tres años.

El alcalde dijo que Los Ángeles es un lugar al que todos pertenecen y que las diferentes entidades continuarán trabajando para crear oportunidades para cualquiera que esté listo para retribuir a su comunidad.

“Nadie necesita una segunda oportunidad con más urgencia que nuestras hermanas y hermanos anteriormente encarcelados y New Roads to Second Chances les da a las personas la oportunidad de reconstruir sus vidas a través de la dignidad del trabajo”, expresó Garcetti esta semana en conferencia de prensa.

Mediante el programa New Roads, cada participante es elegible para recibir hasta 90 días hábiles pagados en un equipo de Caltrans.

Más allá de unirse a estos equipos de limpieza, los participantes trabajan con administradores de casos en Chrysalis para ayudarlos a desarrollar un currículum, participar en clases de preparación para el trabajo, completar entrevistas de práctica y acceder a todo —desde computadoras y vestimenta profesional hasta fondos para becas y asistencia de transporte.

Mientras trabajan para New Roads, los participantes desarrollan habilidades que les permiten hacer la transición al empleo a tiempo completo y la autosuficiencia a largo plazo.

Desde el inicio del programa, los equipos de New Roads han recolectado 606,811 bolsas de basura de carreteras y autopistas en todo el condado de Los Ángeles, ayudando a limpiar y embellecer los lugares públicos.

El alcalde Eric Garcetti (d) junto a José de la Torre (i), quien dice estar contento de trabajar y poder salir adelante.

“Sabemos que los afroamericanos y otras personas de color están representados de manera desproporcionada en nuestro sistema de justicia penal”, dijo el concejal Marqueece Harris-Dawson.

“Es importante que estas personas tengan los servicios de apoyo y las oportunidades para prosperar después del encarcelamiento. New Roads brinda miles de oportunidades a hombres y mujeres que buscan establecerse en la ciudad y unirse a sus comunidades”.

Mark Loranger, presidente y CEO de Chrysalis, indicó que para las personas que intentan superar los desafíos al querer asegurar el empleo tras haber salido del sistema penitenciario, un trabajo de transición les da la oportunidad de volver a trabajar rápidamente, ganar un salario y desarrollar o mejorar sus habilidades.

“Los resultados laborales para este programa son impresionantes. Pero una de las cosas más increíbles que he visto suceder durante los primeros años de este programa es cómo los miembros trabajan y crecen juntos en equipo”.

De la Torre concuerda y asegura que si no hubiera sido por el programa, no sabría qué sería su vida después de la cárcel.

“Lo mejor es que el programa ayuda tanto a las personas que llevan unos meses en la cárcel como los que tienen muchos, como más de 20 años para recibir el entrenamiento”, dijo de la Torre. “Te ayudan mucho”.

El latino mencionó que por ahora ya tiene un trabajo en el control de pesticidas y lucha por prosperar junto al apoyo de su familia.

“Me siento muy contento de poder salir adelante”, aseguró de la Torre.