Té de azahar, un sedante con efectos comprobados

La bebida de flores de azahar no produce adicción, ni alteraciones al siguiente día
Té de azahar, un sedante con efectos comprobados
Foto: PxHere
Foto: Pxhere

El té de flores de azahar ha sido usado como remedio para controlar el nerviosismo y combatir el insomnio. Científicos mexicanos realizaron estudios que comprobaron un efecto sedante de las flores.

Una sustancia sedante es aquella que disminuye el movimiento y promueve el sueño.

Las flores de azahar provienen de plantas como naranjo, limón y otros cítricos, su nombre proviene de la palabra árabe “az-zahr”, que significa flor blanca.

Crédito: Josch13/Pixabay

Un grupo de químicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estudiaron diferentes partes de esta planta, cuyo nombre científico es Citrus sinensis, como las hojas y las flores, en busca del compuesto responsable del efecto sedante.

Después de un minucioso análisis de extractos de la planta, los investigadores de la UNAM fueron los primeros en comprobar los efectos sedantes de las flores de azahar y el primero también en identificar el compuesto activo llamado hesperidina.

Se conocen diferentes compuestos sedantes, como la benzodiacepina y los antihistamínicos, el problema es que algunos causan efectos secundarios; en cambio la hesperidina de las flores de azahar es ligera, no produce adicción, ni alteraciones al siguiente día.

La acción de la hesperidina consiste en estimular a los receptores de adenosina, una sustancia que se va acumlando a lo largo del día en nuestro organismo, para que en la noche tengamos tales niveles que nos da sueño.

El doctor Andrés Navarrete Castro, investigador de la Facultad de Química de la UNAM, dijo que la hesperidina es una molécula muy interesante desde el punto de vista comercial, pues ya hay en el mercado productos con este principio activo para disminuir la fragilidad capilar en personas que son muy sensibles al rompimiento de venas.

Te puede interesar: Cuántas tazas de café al día necesitas para adelgazar según la ciencia