Tarjeta Roja: se eliminará el descenso de la Liga MX para ser más ricos y cada vez más malos

El fútbol mexicano se somete a los estándares de la liga estadounidense y se olvida de lo más elemental: la competencia

Enrique Bonilla presidente de la LigaMX.
Enrique Bonilla presidente de la LigaMX.
Foto: Eloisa Sánchez / Imago7

Por fin, el sueño de la Liga MX ya está en la mesa y todo se va a mover en esa dirección:

La Federación analiza (y cuando digo ‘analiza’ es que seguramente aprobará) que desaparezca la liga de ascenso y así, por fin tener su añorada liga de 20 equipos BIEN millonarios, pero cada vez más malos. Justo lo que se necesita para trascender en el plano internacional.

Evidentemente ‘inspirados’ por el modelo de la MLS que cada vez enamora más a los directivos mexicanos, ya está todo listo para que, al menos hasta el Mundial de 2026 no exista lo más elemental del deporte en la primera división mexicana: la competencia.

Según publicó el diario Récord, el circuito de ascenso dejaría de existir para ser reemplazada por una especie de Liga de Desarrollo para esos mismos equipos millonarios de la Primera División y que están respaldados por muchas de las empresas más poderosas del país (Televisa, CEMEX, FEMSA, Grupo Salinas, etc…)

Esto, con el objetivo de que “se fortalezcan los proyectos deportivos” o más bien, que los más ricos sean los únicos que se sigan desarrollando para, efectivamente, hacerse cada vez más ricos y poderosos y abrir una brecha mayor con otros equipos hasta que les sea imposible competir y así… sacarlos por completo de la jugada. Brillante ¿no?

La propuesta concreta es tener un torneo con 20 equipos y después del Mundial 2026, regresar al formato anterior (sí, cómo no).

La nueva Liga de Desarrollo implementaría “un límite de edad para los futbolistas que participen, lo cual serviría para promover los nuevos talentos y se restringiría el número de extranjeros”, es decir, igual que en la liga de ascenso.. pero sin ascenso.

El fútbol mexicano va perdiendo identidad a pasos agigantados, el poderío económico de la liga estadounidense está empezando a controlar también las cosas en la Federación quien, en lugar de tomar como ejemplo otras ligas que se han desarrollado deportivamente en los últimos tiempos prefiere, como siempre, tomar la ruta de los millones de dólares.

Lee todas las columnas de Tarjeta Roja aquí