Arrestado por pornografía infantil en Florida dice que eso no es delito porque “los niños son bellos”

El hombre admitió los hechos y facilitó las contraseñas de su computadora para que los investigadores encontraran todo el material que tenía almacenado

Arrestado por pornografía infantil en Florida dice que eso no es delito porque “los niños son bellos”
Usará el dinero para recibir de gran manera a su primer hijo.
Foto: Getty Images

Gary Kolligian, un residente de South Palm Beach, en Florida, está arrestado por posesión y distribución de pornografía infantil en redes sociales. Cuando los agentes fueron a su casa después de haber subido varias imágenes a Twitter, el hombre admitió que esas fotos eran suyas y que tenía más en su computadora personal.

La respuesta que dio el acusado dejó con la boca abierta a las autoridades. “Kolligian dijo que le parecía que no había cometido ningún delito por tener pornografía infantil ya que creía que ‘los niños eran bellos’”, se indicó en el reporte policial, según recogen varios medios.

Te puede interesar: El vocero del alcalde de Miami envió fotos de su pene a un menor y su arresto es inminente

El juez del Distrito, Rodney Smith, sentenció a Kolligian, de 65 años, a 8 años y un mes en una prisión federal, además de 15 años de libertad provisional supervisada.

Con el usuario de “surfinwav”, el hombre había cogado dos ficheros de pornografía infantil en Twitter en diciembre de 2017. La compañía tecnológica notificó estas actividades al Centro Nacional de Niños Explotados Sexualmente y Desaparecidos (NCMEC) y sus reponsables, a su vez, notificaron a las autoridades, que se hicieron cargo del caso.

Te puede interesar: Almacenaba pornografía infantil en su cuenta privada sin saber que Microsoft tiene un sistema para identificar a los delincuentes sexuales

La policía se presentó en la casa de Kolligian el 19 de agosto de 2019, pero el suceso no se ha dado a conocer hasta ahora, cuando se ha celebrado el juicio y se ha tenido acceso al reporte policial.

El hombre reconoció las fotografía y permitió que los agentes registraran su laptop. Incluso les dio su contraseña y les indicó que, en algunas ocasiones, utilizaba el WiFi de un Burger King o McDonald’s.