VÍDEO: El desolador mensaje de una estadounidense en Italia, “mueren amigos todos los días, por favor hagan cuarentena”

La vida es difícil en un estado de excepción como el que vive Italia

Italia sigue viviendo momentos muy difíciles, con más de 17,000 casos del nuevo coronavirus, y supera los 1,200 muertos. Para poder frenar la pandemia, la aislación es necesaria.

No se debe salir de casa, salvo para situaciones de emergencia extrema y de necesidad de abastecimiento.

Una de las estadounidenses que vive con su familia en el país europeo habló con CNN para relatar cómo se vive la situación desde dentro.

Cristina Higgins reside en Bérgamo, cerca de Milán, donde el encierro es obligatorio y es como “vivir con temor”.

Solo los supermercados y farmacias están abiertos, aunque éstas venden a través de una ventana, sin contacto con el público. Solo una persona de cada hogar puede salir a comprar. La policía multa a las personas que deambulan por la calles sin motivo urgente.

Solo se permite alrededor de unas tres personas comprar al mismo tiempo, y deben permanecer separadas por un  metro (aproximadamente 3 pies).

El vídeo de la mujer es realmente desolador, el relato de su experiencia eriza la piel.

“Cada día recibimos malas noticias de amigos”, cuenta conteniendo las lágrimas.

Higgins aconseja lo que es evidente,  se deben cumplir las normas y respetar la cuarentena para que todo pase más rápido.

“Aliento a todas las familias a que piensen en los demás. Es por ellos que debemos hacer esto. Animo a todos a cumplir cuarentena. Podemos superar esto juntos”, añadió.

Los hijos de Higgins, que están en casa desde que la escuela cerró por un mes, están bien. De momento, llevan bien el confinamiento y se entretienen. Sin embargo, ella y su esposo están sufriendo la lucha.

Aunque la vida está altamente controlada por el gobierno y las personas deben completar un formulario explicando por qué salen a la calle, no todos se adhieren a las reglas, según explicó. Una mujer en su comunidad que tiene Covid-19 salió a la calle el otro día.

“Es muy difícil. Es muy, muy difícil. Desafortunadamente, a pesar de todo lo que Italia ha hecho, puede no ser suficiente porque no todas las personas están cumpliendo con las normas”.

Su familia tiene por delante otros 21 días de encierro mandatorio por el gobierno.

Llaman a la gente cada día para comprobar cómo están y compartir noticias, dijo. Las personas ponen velas en las ventanas para apoyar a los que arriesgan sus vidas: trabajadores de los servicios de emergencia y farmacéuticos, transportistas y vendedores. Los niños hacen letreros que dicen: “Vamos a superar esto”.

Dentro de toda la tragedia, tiene la esperanza de que en los próximos 10 días las cosas empiecen a mejorar y el número de casos a remitir.