Potente remedio antiviral de miel, limón y jengibre

Protégete con este potaje antiviral elaborado con tan solo tres ingredientes, perfecto para fortalecer al sistema inmunológico, aumentar las defensas y actúa como un potente antibiótico natural

Potente remedio antiviral de miel, limón y jengibre
Esta bebida antiviral es un grandioso remedio casero con beneficios expectorantes y antiinflamatorios.
Foto: shutterstock

Diariamente estamos expuestos a diversas situaciones que nos ponen en riesgo de contagios por virus, bacterias y hongos. Nuestro sistema inmunológico es el responsable de hacer frente a estos microorganismos patógenos, que son la principal causa de diversas enfermedades e infecciones que deterioran la salud.

Llevar una vida con malos hábitos en cuestiones de alimentación, ser sedentarios, vivir con altos niveles de estrés, entre otros aspectos; resultan factores determinantes en debilitar el funcionamiento del sistema inmune y la consecuencia es que nos volvemos mucho más susceptibles a adquirir todo tipo de enfermedades. 

La buena noticia es que durante siglos diversas culturas y regiones en todo el mundo han recurrido al uso de ingredientes medicinales y superalimentos con el fin de tratar todo tipo de dolencias. Por supuesto se destacan por sus bondades curativas, pero también por su alto contenido en nutrientes que resultan esenciales para mantener fuerte al sistema inmunitario. Es por ello que compartimos esta receta de bebida antiviral, elaborada con tres espectaculares ingredientes: limón, miel y jengibre, los cuáles son populares por sus maravillosas propiedades terapéuticas.

Sobre los beneficios del limón:

El limón es el fruto cítrico por excelencia se le atribuyen inmensos beneficios medicinales, se destaca por su extraordinario poder bactericida por lo que es considerado una fruta curativa. También es ideal para promover la eliminación de toxinas, ya que depura con eficacia el organismo. Uno de sus más valorados beneficios se encuentra en su alto contenido en vitamina C y su maravilloso poder antioxidante, es por ello uno de los mejores aliados para fortalecer al sistema inmunológico y combatir todo tipo de virus y bacterias, en su mayoría las que atacan al sistema respiratorio.

Sobre los beneficios de la miel:

La miel de abeja es considerada un tesoro nutricional, se destaca por ser fuente natural de antioxidantes, tiene la gran peculiaridad de gozar de una poderosa acción antibacteriana y antibiótica es por ello un grandioso aliado para combatir la presencia de virus y bacterias. 

Desde épocas milenarias es utilizada como remedio para combatir todo tipo de afecciones en las vías respiratorias, sobretodo las de origen vírico. Esto se configura de manera sumamente positiva con sus beneficios expectorantes. A la vez su contenido nutricional es un gran aliado para fortalecer al sistema inmune, aumentar la producción de glóbulos blancos y mejora el rendimiento físico y mental. 

Sobre los beneficios del jengibre:

El jengibre es uno de los productos asiáticos más valorados por sus inmensos beneficios medicinales, se destaca por su naturaleza antiinflamatoria y mucolítica. Su maravilloso contenido en antioxidantes lo vuelve un gran aliado para potenciar las defensas, en gran parte por sus grandes propiedades antibacterianas, antifúngicas y antihistamínicas 

El jengibre tiene la capacidad de movilizar las secreciones, por lo que resulta un gran aliado para expulsar flemas, combatir la tos y aliviar la irritación de garganta. 

¿Cómo elaborar el remedio antiviral?

Necesitarás:

  • 3 limones grandes (de preferencia orgánicos, ya que se utilizan con cáscara) 
  • 250 ml de miel de abeja orgánica
  • 1 trozo mediano de jengibre fresco
  • 1 frasco de vidrio con tapa

Modo de elaboración:

  1. Lava perfectamente bien los limones, para retirar cualquier rastro de químicos o pesticidas. Posteriormente córtalos en gajos.
  2. Lava bien el jengibre, retira su cáscara y pártelo en cubitos medianos.
  3. En el vaso de la licuadora agrega los limones cortados en gajos y el jengibre picado, procesa hasta que los ingredientes se conviertan en una especie de pasta.
  4. Finaliza agregando la miel y procesa nuevamente para que se incorporen todos los ingredientes.
  5. Vierte la mezcla en un frasco de vidrio esterilizado y tapa. Conserva en refrigeración.
  6. Consume una cucharada grande de este remedio, diariamente y en ayuno.