Coronavirus desploma ventas en restaurantes de Los Ángeles

Los restauranteros han tenido que recortar personal ya que la gente no ha respondido a comprar comida para llevar

Vicente Ortíz, dueño de Don Chente's y El Pescador, habla del impacto de la pandemia en los restaurantes de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinión).
Vicente Ortíz, dueño de Don Chente's y El Pescador, habla del impacto de la pandemia en los restaurantes de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinión).
Foto: Aurelia Ventura / Aurelia Ventura

A los propietarios de restaurantes en Los Ángeles, la epidemia del coronavirus los está llevando a la ruina ya que sus ventas han caído entre 70 y 90%.

A fin de prevenir una mayor propagación de la enfermedad, el lunes pasado, el gobernador de California, Gavin Newsom, ordenó que los restaurantes dejen de servir comida en sus instalaciones, y solo vendan para llevar o entregar a domicilio.

Enrique Ramírez, dueño de los restaurantes Señor Fish, además de un negocio de sushi y un bar en el barrio japonés en la ciudad de Los Ángeles, no ha podido dormir de la preocupación por no saber qué va a pasar con la pandemia y el rumbo que tomará la economía del país.

“Yo voy a sobrevivir, pero voy a perder mucho dinero. Me duelen mucho los empleados que he tenido que dejar ir, aunque pueden pedir desempleo, no es lo mismo”, dice.

El restaurantero ha tenido que mandar a su casa a alrededor de 25 trabajadores, y es posible que tengan que cerrar algunos de sus restaurantes. Calcula que perderá 1.5 millones de dólares que había invertido en una barra en construcción para su restaurante en Echo Park.

Nadia Abrica está a punto de cerrar su restaurante familiar Mamá Licha’s. (Cortesía )

“La gente no está comprando suficiente comida para llevar como para mantenernos abiertos”, señala.

De sus cuatro restaurantes, el que más clientela ha tenido es el del centro de LA, ubicado sobre la calle Main a un lado del edificio del Departamento de Policía de Los Ángeles. Sin embargo, no a un nivel que evite el recorte de personal.

“El lugar del centro me lo renta la Ciudad de Los Ángeles, y espero sea más flexibles con el alquiler”, comenta. Y observa que, aunque ponga de su dinero, va a tratar de mantener abierto el Señor Fish del centro lo más que pueda para no perder clientela cuando el coronavirus sea controlado.

Considera que las secuelas negativas de esta pandemia se van a sentir en la economía, aún después de que haya pasado todo. “Esto ya no va a volver a ser lo mismo. Todo es culpa del presidente Trump que no tomó medidas a tiempo, desde hace unos tres meses”.

El coronavirus ha asestado un duro golpes a los restaurantes de Los Ángeles. (Foto Cortesía Mamá Lichas)

Nadia Abrica, dueña del restaurante Mamá Licha’s en la comunidad de Sylmar en el norte de la ciudad de Los Ángeles, y presidenta de la Asociación de Restaurantes SOCAL, dice que han registrado un desplome de ventas en un promedio de 70%.

“Estamos agradecidos de que nos dejen operar, sirviendo órdenes para llevar, pero este tipo de ventas nunca ha sido nuestro fuerte en Mamá Licha’s. La poca gente que ha venido quiere sentarse y comer. Les decimos que ya no se permite por el coronavirus”.

En este negocio familiar han tenido que recortar entre cuatro y cinco empleados, y están pensando seriamente en cerrar. “Mi restaurancito es muy popular, pero con solo seis ventas durante la mañana, no nos podemos sostener”.

Nadia dice que los propietarios de restaurantes están tomando más que nunca medidas higiénicas extremas, aún cuando ya no pueden recibir clientes para comer en sus locales. “Estamos desinfectando constantemente todo lo que está sobre las mesas, las salsas, los menús y las superficies”.

A Vicente Ortiz, chef y propietario del restaurante Don Chente’s, las ventas se le cayeron en un 95%, por lo que tuvo que mandar a su casa al 90% de los empleados.

“Hemos permanecido abiertos más que nada por el compromiso de servicio, y estamos confiados en venderle a la gente que no sabe cocinar o no alcanza a comprar comida en los supermercados”.

Agrega que han hecho paquetes especiales de comida para llevar, a un costo de 12 dólares por persona, incluyendo la bebida, para ver si así atraen más clientes. “Esperamos que la gente nos responda, y que el gobierno nos apoye de alguna manera”, dice preocupado.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, anunció un plan de prestamos para los restaurantes en Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Alivio económico 

El alcalde Eric Garcetti anunció un paquete de asistencia financiera por 11 millones de dólares para los pequeños negocios impactados por el coronavirus.

“Los pequeños negocios son la columna vertebral de nuestra economía, y haremos todo lo posible para ayudarlos a sobrevivir esta crisis”, dijo el alcalde Garcetti.

La ayuda consiste en darles micropréstamos por entre 5,000 y 20,000 dólares con 0% en intereses por los primeros seis meses; y de entre 3 y 5% hasta por cinco años. Para solicitar un préstamo, contacta a lamayor.org/loan.