Hombre burla cuarentena por coronavirus en España, alquila a sus perros para pasearlos

El sujeto ya fue denunciado. Publicaba anuncios en las redes sociales
Hombre burla cuarentena por coronavirus en España, alquila a sus perros para pasearlos
Foto: Cindy Ord/Getty Images. Las mascotas no transmiten, ni son portadores de coronavirus.
Foto: Cindy Ord / Getty Images

MADRID- El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de A Coruña, tras tener conocimiento de que una persona anunciaba en redes sociales un servicio de alquiler de sus perros para sacarlos a pasear en la ciudad herculina durante el confinamiento decretado por el estado de alarma, ha procedido a su identificación y posterior tramitación de las correspondientes denuncias.

Según ha informado el Instituto Armado, también comunicó al denunciado que “debía cesar inmediatamente la actividad” por, han matizado las mismas fuentes, “fomentar que los posibles clientes se saltasen la limitación de libertad de circulación de personas, dispuesta por el estado de alarma”.

El presunto autor de los hechos carece de “cualquier tipo de registro o autorización como núcleo zoológico” para dedicarse a la actividad relacionada con la cría y cesión temporal de animales de compañía, matiza la Benemérita, “estando prohibida la cesión o donación ambulante de estos animales, según lo dispuesto en la Ley 4/2017 de protección y bienestar animal de compañía en Galicia“.

Después de la actuación policial, esta misma persona volvió a publicar dos anuncios similares, por lo que se interpuso de nievo acta de denuncia que, han indicado las mismas fuentes, “se remitirán a la Subdelegación del Gobierno de A Coruña por incumplimiento del estado de alarma y a la Consellería do Medio Ambiente de la Xunta por incumplir la normativa de bienestar animal”.

Fuentes del Instituto Armado han puntualizado que por incumplir el estado de alarma la sanción dependerá de la Delegación del Gobierno y por infracción grave a la protección de animales de compañía, delito recogido en la normativa autonómica, se le puede imponer multa de 500 a 5.000 euros.