5 antibióticos naturales efectivos y seguros

Antibióticos naturales han demostrado efectividad en diferentes investigaciones científicas
5 antibióticos naturales efectivos y seguros
El tomillo es usado para combatir infecciones bacterianas y fúngicas
Foto: Photosforyou / Pixabay

Los antibióticos actúan matando las bacterias o impidiendo que se reproduzcan, por ello combaten las infecciones bacterianas y correcto puede salvar vidas.

Se acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la resistencia a los antibióticos está aumentando en todo el mundo. Dicha resistencia se acelera con el uso indebido y abusivo de estos fármacos.

Por otra parte se encuentran quienes usan remedios naturales como alternativa a los antibióticos comerciales para tratar diferentes tipos de infecciones.

Ante la resistencia creciente de bacterias a los antibióticos, los científicos no han desaprovechado la oportunidad de analizar sustancias naturales en busca de desarrollo de nuevos medicamentos.

Te explicamos sobre 5 conocidos antibióticos naturales

Miel

Foto: PxHere

La miel es un remedio antiguo para el tratamiento de heridas infectadas. La primera referencia escrita a la miel, una escritura de tableta sumeria, que data de 2100-2000 aC, menciona el uso de la miel como droga y ungüento. Aristóteles (384-322 a. C.), cuando hablaba de diferentes mieles, se refería a la miel pálida como “buena como ungüento para el dolor de ojos y heridas”.

Su mecanismo puede estar relacionado con el bajo nivel de pH de la miel y su alto contenido de azúcar (alta osmolaridad) que es suficiente para dificultar el crecimiento de microbios.

Estudios refieren que la aplicación de miel puede promover la curación en heridas infectadas que no responden a la terapia convencional, antibióticos y antisépticos, incluidas las heridas infectadas con Staphylococcus aureus resistente a la meticilina.

Clavo

Foto: PxHere

El clavo ( Eugenia caryohyllata ) es ampliamente utilizado en medicina como antiséptico contra enfermedades infecciosas como la enfermedad periodontal debido a las actividades antimicrobianas contra las bacterias orales.

El clavo también se aplica comúnmente en la industria alimentaria como un aditivo natural o antiséptico para aumentar la vida útil debido a las actividades antimicrobianas efectivas contra algunos patógenos transmitidos por los alimentos. El principal componente activo del aceite de clavo y el extracto, es el eugenol.

Ajo

Foto: PxHere

El ajo se ha utilizado durante siglos en varias sociedades para combatir las enfermedades infecciosas. Históricamente, se cree que Louis Pasteur describió el efecto antibacteriano del ajo en 1858 por primera vez, aunque no hay referencias disponibles.

Recientemente se ha demostrado que el ajo es efectivo contra una gran cantidad de bacterias resistentes a la acidez. Estas incluyen Salmonella, Escherichia coli Staphylococcus aureus, Mycobacterium y Helicobacter. Además, se ha documentado que el ajo ejerce una inhibición diferencial entre la microflora intestinal beneficiosa y las enterobacterias potencialmente dañinas.

La actividad antibacteriana del ajo se atribuye ampliamente a la alicina.

Se recomienda limitar su consumo previo a cirugía, udiera aumentar la actividad anticoagulante de la warfarina

Jengibre

Foto: Gate74/Pixabay

En los últimos años, se ha descubierto que el jengibre posee actividades biológicas, como antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano.

El jengibre inhibe el crecimiento de diferentes bacterias, hongos y virus. Estos efectos podrían estar relacionados principalmente con la supresión de la formación de biopelículas bacterianas, la biosíntesis de ergosterol y la fijación e internalización viral.

Tomillo

El tomillo es usado para combatir infecciones bacterianas y fúngicas. Se ingiere en infusiones, aceite o se aplica directamente.

En un estudio en el que se midió la actividad antibacterial de extractos de 22 plantas, se encontró que el extracto de tomillo inhibe al 100% el crecimiento de cepas bacterianas como:

  • Escherichia coli ATCC25922
  • Salmonella sp-2
  • Shigella sonnei-2
  • Shigella flexneri-1
  • Shigella flexneri-2

El tomillo tiene una mejor actividad que el cloranfenicol y la trimetoprima en todas las cepas bacterianas. Incluso la trimetoprima no es eficiente contra Shigella sonnei-2, tan sólo muestra una actividad menor a un tercio de la que muestra el tomillo.

Para saber sus principales usos: Tomillo, poderoso antibacteriano superior al cloranfenicol y la trimetoprima