Revelan la lista donde el mexicano Jürgen Damm supera a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Mohamed Salah

El futbolista de Tigres es uno de los más rápidos de todo el mundo
Revelan la lista donde el mexicano Jürgen Damm supera a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Mohamed Salah
Damm registra una velocidad de 35.27 km/h en la carrera.
Foto: Imago7

Jürgen Damm, el mediocampista de Tigres, entró en una lista donde no aparece ningún otro futbolista mexicano y en la que está por encima de jugadores top como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Leroy Sané, Mohamed Salah y Pierre Aubameyang.

El listado en cuestión lo publicó el martes pasado el diario español Mundo Deportivo e incluye a los futbolistas más rápidos del planeta. Jurgen Damm ocupa la posición número 5, con un registro de 35.27 km/h como punto máximo en la carrera, algo increíble si tomamos en cuenta que es una velocidad superior a la de 29 km/h que alcanza un ciclista promedio a bordo de su vehículo sobre terreno plano.

Al futbolista felino sólo lo superan Gareth Bale, quien encabeza la lista y se gana a pulso el apodo de “El Expresso de Cardiff”; el peruano Luis Advíncula, quien ahora juega para el Rayo Vallecano, pero en México es recordado por su paso con Lobos BUAP; Kylian Mbappé, la joya del PSG y Karim Bellarabi, del Bayer Leverkusen.

El Top 10 es el siguiente:

1.- Gareth Bale (36,9 km/h)

2.- Luis Advíncula (36,15 km/h)

3.- Kylian Mbappé (36 km/h)

4.- Karim Bellarabi (35,28 km/h)

5.- Jürgen Damm (35,27 km/h)

6.- Kyle Walker (35,21 km/h)

7.- Iñaki Williams (35,07 km/h)

8.- Patrick Aubameyang (35,05 km/h)

9.- Leroy Sané (35,05 km/h)

10.- Mohamed Salah (35 km/h)

Este listado 2020 difiere un poco del que publicó el club Pachuca en el 2017, en el que Damm ocupaba la tercera posición y donde aún aparecían las estrellas del fútbol mundial Cristiano Ronaldo, con 33.6 km/h en la posición 7 y Lionel Messi, con 32.5 km/h en la posición 9.

Finalmente, cabe mencionar que, si bien es cierto, la velocidad es una virtud del futbolista, no es la única habilidad que deben poseer, ya que por sí sola no garantiza el éxito en el balompié.