8 Cosas que tu pareja jamás debería pedirte que hagas

Analiza las cosas que nunca debes permitir de tu pareja, para que ambos siempre se traten con respeto

8 Cosas que tu pareja jamás debería pedirte que hagas
Foto: Pixabay

El amor hace sacar el mejor lado de las personas. Lo dan todo, son comprensivos. Pero cuando una relación no funciona, con el tiempo las parejas comienzan a mostrar su peor cara, llegan las humillaciones, la invasión de la privacidad, las críticas, el maltrato, entre otros comportamientos cuestionables.

Y es que si se tiene una relación con molestias ocasionales, tal vez es sencillo hacer de la vista gorda y pasar a lo que sigue. Lo malo es cuando esas pequeñas molestias se vuelven una carga emocional, una debilidad o quizá una posible causa de rompimiento que llegará a lastimar el corazón de los dos.

Por ello, si esta situación te suena familiar, analiza las cosas que jamás debes permitir de tu pareja, para que ambos siempre se traten con respeto sobre lo que quieren y no quieren. Si al analizar estas formas de exigencia crees que debes dejarla, entonces elige estar solo que mal acompañado.

Te pide que cambies tu apariencia

Eres muy hermosa pero lo serías más si adelgazaras o te apuntaras en el gimnasio. Esta frase es muy común, sin embargo un compañero sentimental no debería decir esto. La aceptación de la pareja no debería estar sujeta a la crítica y mucho menos al ataque por el físico de la otra persona.

Un cirujano de Seattle (Washington, EEUU), que prefiere guardar el anonimato, ha revelado a “Prevention” todas las cosas que ha visto en su consulta: desde mujeres que pedían un rejuvenecimiento vaginal por presión de sus maridos, hasta varones que solicitaban un blanqueamiento anal.

No toman en cuenta tu opinión en la cama

Si en cada relación en la cama, tu pareja no toma en cuenta tus peticiones o gustos, esto es una mala señal en la relación. Es decir, si el esposo somete a su esposa al sexo anal sin ser de su consentimiento, entonces esta situación se estaría moviendo al terreno del abuso. O si la amante egoísta solo valora su orgasmo por encima del tuyo, esto también es algo que no puedes dejar pasar jamás.

Está empeñado en dividir todo al 50%

Hay parejas muy especiales que suelen tratar de medir todo de forma igualitaria, solo por no sentirse en desventaja. Como cuando la esposa va con sus amigas a una noche de chicas, pero sin dar razones el esposo asegura que es su turno y por eso él saldrá con amigos al otro día. O porque recogió la mesa en el desayuno, exige a la esposa recoger la mesa en la cena porque “yo ya lo hice”. Obsesionarse con la repartición equitativa es también un motivo de conflicto para muchas personas. Lo importante es que cada uno dé lo mejor de sí, sin pensar en una escala o porcentaje para medir esa felicidad.

Te aleja de tu entorno

Hablamos de las parejas que suelen hacer sus comentarios sobre tus amistades. Que si no le agrada tal persona o no le gusta que te juntes con esta otra persona, que cuánto tiempo llevas en casa de tus padres, que por qué vas a ver otra vez a tu hermana. Estas son afirmaciones que no se pueden permitir en una relación. Querer estar con tu pareja es síntoma de amor, pero impedir que esta haga planes que no te incluyen es inadmisible.

Te critica

Las bromas y el humor pueden ser un generador de buen rollo en las parejas, pero siempre y cuando estas no se conviertan en sarcasmo. La burla, además de no sentar bien al que es objeto de ella, suele enmascarar frustración o resentimiento.

Invade tu privacidad

Esto no solo es molesto, sino también una forma de control. Hay personas que rompen la confianza y hachean sus correos electrónicos, revisan sus cuentas bancarias o revisan a diario tu celular para ver con quién hablaste. No hay forma de pensar que esto se hace por amor.

Te hace sentir inseguro

Estar con alguien que no te hace sentir seguro, amado, apoyado, en definitiva no es una relación con mucho futuro. Las personas no se dan cuenta que están en una relación tóxica hasta que llegan al límite, pero siempre es un buen día para saber qué es lo que necesitas y lo que no necesitas en tu vida.

Te compara

Es una manera de criticar el funcionamiento de una relación. El comparar no tiene por qué ser negativo, pero no debe abusarse de hacerlo respecto a agentes externos. Cada pareja tiene sus propias reglas y particularidades, por lo que es más inteligente compararse con uno mismo respecto a otro momento anterior y fijarse en cómo ha evolucionado la propia relación, en vez de la de otros.