Trump expresa su oposición a extender el aumento de $600 dólares semanales en el seguro de desempleo

Muchos economistas temen que el recorte de beneficios pueda obstaculizar la recuperación económica

Trump asistió a un almuerzo privado con senadores republicanos.
Trump asistió a un almuerzo privado con senadores republicanos.
Foto: KEVIN DIETSCH / POOL / EFE

El presidente Donald Trump expresó este martes en privado su oposición a prorrogar el aumento salarial de $600 dólares semanales que se aplica al seguro de desempleo de los trabajadores despedidos con motivo de la pandemia del coronavirus. El comentario del mandatario en un almuerzo a puerta cerrada con senadores republicanos llega en un momento en el que la cifra oficial de personas que han perdido su trabajo supera los 36 millones.

El incremento del monto que reciben los desempleados -y que paga el Gobierno federal aunque administran los estados- forma parte del paquete de estímulo económico de $2 billones de dólares que aprobó el Congreso en marzo. Dicho estímulo acaba este verano y los demócratas han propuesto extenderlo hasta enero de 2021.

Sin embargo, a los republicanos de la Cámara alta les preocupa que algunos trabajadores estén ganando más dinero con el seguro de desempleo que con su nómina y temen que eso desincentive la vuelta al trabajo o la búsqueda de uno nuevo, según publica The Washington Post.

“Se puede extender alguna ayuda, pero no pagar a las personas desempleadas más de lo que ganarían trabajando. Nunca debe ganar más que su salario real”, dijo el senador republicano Lindsey O. Graham, de Carolina del Sur. Aunque Trump no dijo que no firmaría un proyecto de ley que contuviera el aumento de beneficios, Graham aseguró que el presidente “está de acuerdo en que eso está perjudicando  la recuperación económica”.

Por el contrario, el miedo de muchos economistas es que el recorte de beneficios pueda obstaculizar la recuperación económica. Eliminar la inyección masiva de dinero podría hacer caer aún más la demanda en un momento en el que los consumidores ya están reduciendo drásticamente el gasto.

El Gobierno gastó en abril $45 mil millones más que en febrero en beneficios de desempleo. Ese dinero público se destinaría a compensar la disminución de salarios privados, según un estudio de Brookings Institution.