Oído de nadador: estos son sus síntomas y causas

Se trata de una infección provocada por hongos

Oído de nadador: estos son sus síntomas y causas
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

El oído de nadador, también conocido como otitis externa, es una infección que se genera en el conducto auditivo externo. Esta se produce debido al agua que queda estancada en el oído después de nadar o después de bañarse.

Aunque es una condición común y frecuentemente inofensiva, es necesario tratarla de forma adecuada para evitar posibles complicaciones futuras, según La Clínica Mayo.

Causas del Oído de Nadador

Lo primero que debemos considerar para comprender el oído de nadador es que la humedad hace que las bacterias crezcan. Esto nos indica que es importante mantener una buena higiene en nuestros oídos, pero debemos tener cuidado de cómo lo hacemos.

El uso de hisopos de algodón o de otros objetos, así como hurgarse con los dedos dañan la capa delgada que recubre la parte externa del conducto auditivo. Esta capa, llamada cerumen, es una especie de barrera protectora.

Al tratar de removerla, la infección podría ingresar al oído interno, y ocasionar otros problemas auditivos. El uso de auriculares también podrían afectar el conducto auditivo, y provocar pequeñas lesiones.

Todos estos factores son causantes del oído de nadador, y pueden afectarlo de forma conjunta o por separado.

Síntomas

nadador natación
Foto: Shutterstock

Los síntomas van desde una progresión leve, pasando a una moderada hasta llegar a un estado avanzado de la infección. Los síntomas de la progresión leve son: enrojecimiento del oído, picazón en el canal auditivo y secreción de un líquido claro e inodoro.

Si la infección es moderada, la picazón es más intensa y el dolor aumenta. El enrojecimiento es más intenso y puede surgir una sensación de bloqueo del canal auditivo, además de audición reducida.

Pero cuando la infección se complica, el dolor puede afectar la cabeza, el cuello e incluso la cara. Se produce una obstrucción total del canal auditivo y la inflamación del oído externo. Todo esto acompañado de fiebre.

En estos casos, es necesario acudir al médico para un tratamiento adecuado. La salud auditiva es importante, por eso no se debe tomar este problema a la ligera, y actuar de forma oportuna para evitar cualquier complicación.