Seguidores de Trump no podrán denunciarlo si contraen el coronavirus en sus actos de campaña

El presidente y su equipo reconocen el riesgo de propagar la enfermedad pero se descargan de cualquier responsabilidad

Los asistentes a mítines de Trump asumen que pueden infectarse.
Los asistentes a mítines de Trump asumen que pueden infectarse.
Foto: SANJEEV GUPTA / EFE

La campaña de reelección del presidente Donald Trump anunció esta semana que reanudaría sus mítines, a pesar de que las autoridades sanitarias recomiendan evitar aglomeraciones y reuniones en espacios interiores y en un momento en el que el número de contagios continúa al alza. Sin embargo, el equipo del republicano se cubre las espaldas e impide que los asistentes puedan denunciar si contraen el coronavirus durante cualquiera de estos actos.

“Al hacer clic en registrarse a continuación, usted reconoce que existe un riesgo inherente de exposición a COVID-19 en cualquier lugar público donde haya personas“, informa la campaña de Trump a quienes quieran registrarse en la página web para acudir a su mitin en Tulsa, Oklahoma, el próximo 19 de junio.

“Al asistir a la manifestación, usted y cualquier invitado asumen voluntariamente todos los riesgos relacionados con la exposición a COVID-19 y acuerdan no responsabilizar a Donald J. Trump for President, Inc.; BOK Center; ASM Global o cualquiera de sus afiliados, directores, funcionarios, empleados, agentes, contratistas o voluntarios responsables de cualquier enfermedad o lesión”, añade la declaración que busca descargar cualquier responsabilidad de la campaña.

La celebración del primer evento de campaña del presidente después de meses de confinamiento tendrá lugar en Tulsa -donde en 1921 hubo una masacre de residentes negro- y durante el día de Juneteenth, una celebración en la que los afroestadounidenses conmemoran el fin de la esclavitud en Estados Unidos

Las últimas encuestas han mostrado una clara ventaja del exvicepresidente Joe Biden sobre Trump. Sin embargo, el demócrata ha anunciado que él no convocará eventos masivos hasta que así lo autoricen las autoridades sanitarias y, en cambio, ha optado por actos más reducidos en lugares cercanos a su residencia de Delaware.