Cómo mantenerte seguro mientras protestas durante la pandemia

Cómo mantenerte seguro mientras protestas durante la pandemia

A pesar de la continua amenaza de la pandemia de la COVID-19, muchas personas en ciudades a través de los Estados Unidos han acudido noche tras noche a protestar contra la violencia y el racismo policial a raíz del presunto asesinato de George Floyd por un oficial de policía de Minneapolis.

“Tenía mis dudas acerca de salir a protestar” dice Allison Lane, una barman y podcaster de 34 años radicada en Washington, D.C. que había estado en cuarentena en casa desde mediados de marzo antes de unirse a las protestas el domingo por la noche. “Pasamos todo el tiempo tratando de no contagiarnos de COVID, y ahora probablemente lo tenemos”. 

“No estoy tratando de ser pesimista. Estamos tratando de ser lo más responsables posible”, agrega Lane, quien planea hacerse la prueba para COVID-19.  Sin embargo, “debes defenderte a ti mismo y hacer lo correcto”.

No hay una forma libre de riesgos de protestar cuando existe un virus respiratorio contagioso que circula. También hay otros riesgos para la salud. Los videos muestran a agentes de la policía usando gas lacrimógeno, gas pimienta y violencia física contra los manifestantes no violentos. 

Sin embargo, aunque las protestas conllevan riesgos, estas protestas son “vitales para la salud pública nacional y para la salud amenazada específicamente de las personas afroamericanas en los Estados Unidos”,  escribió un grupo de expertos en enfermedades infecciosas y salud pública en una carta abierta firmada por más de 1,000 personas esta semana. La carta incluye sugerencias sobre las formas en que los protestantes, los funcionarios gubernamentales y los agentes policiales pueden disminuir el daño general y la probabilidad de la propagación del coronavirus.

“Queríamos conocer a las personas donde se encontraban en este momento de tragedia nacional”, dice Peter Chin-Hong, MD., profesor de medicina y especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad de California en San Francisco, quien ayudó a organizar la carta.

Esto es lo que debes saber sobre tu riesgo de exposición al coronavirus durante una protesta, así como consejos de los expertos sobre cómo prepararse para una posible violencia y qué hacer si estás herido.

¿Las protestas van a propagar la COVID-19?

Cada vez que las personas están juntas en una multitud, existe la posibilidad de que la enfermedad circule entre ellos.

“Reunirse en grupos grandes podría aumentar el riesgo de transmisión del coronavirus, sin embargo este riesgo debe ser considerado en el contexto de los verdaderos impactos a la salud del racismo sistémico y la brutalidad policial, que requieren tomar medidas”, dice Julia Marcus, Ph.D., epidemióloga de enfermedades infecciosas y profesora adjunta en el departamento de medicina comunitaria en la escuela de medicina de Harvard.

Siempre y cuando los manifestantes puedan permanecer afuera, usar mascarillas y practicar el distanciamiento social, esto debería ayudar a minimizar los riesgos de transmisión, según Marcus. Sin embargo, en algunos casos, puede ser difícil practicar el distanciamiento social. Y ciertas acciones de la policía pueden aumentar el riesgo de la propagación del virus, dice ella. Estas incluyen acorralar a los manifestantes en áreas pequeñas donde no pueden mantener el distanciamiento social, quitarles las mascarillas para rociarlos con gas pimienta, usar irritantes respiratorios como el gas lacrimógeno y detener a las personas en autobuses y cárceles llenas de gente. (Al menos 10,000 personas han sido arrestadas hasta ahora, según un recuento de la Associated Press).

“Aquellos que eligen unirse a las manifestaciones seguramente experimentarán gases lacrimógenos y gas pimienta”, dice Michele Heisler, MD., directora médica de Physicians for Human Rights y profesora de medicina interna y salud pública en la Universidad de Michigan. Las personas que enfrentan estas tácticas deben tratar de salir del área lo más rápido posible, dice Tamara D. Herold, Ph.D., profesora adjunta de justicia penal en la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLA) y directora de Crowd Mangement Research Council.

El uso de estos irritantes en realidad podría aumentar el riesgo de COVID-19, según Chin-Hong, lo cual es una de las razones por las que la carta abierta de los expertos en salud pública se opone al uso de gases lacrimógenos, humo o irritantes respiratorios.

Ser afectado por gas lacrimógeno hace que las personas estén más propensas a toser, vociferar y gritar, dice, lo que puede aumentar la posibilidad de que propaguen las gotas respiratorias que transportan el coronavirus. El gas lacrimógeno o el gas pimienta también pueden hacer que las personas tengan más probabilidad de tocarse la cara, frotarse la nariz o la boca, y los manifestantes pueden arrancarse la mascarilla si está cubierta de un irritante químico. (Lane dice que el lunes por la noche en Washington ella y otros manifestantes “mantuvimos puestas nuestras mascarillas hasta que nos gasearon”).

Chin-Hong dice que, si bien aún necesitamos más datos, también es posible que el daño que estos irritantes causan en la nariz, la boca y en el sistema respiratorio pueda disminuir tus defensas naturales y aumentar tu susceptibilidad al coronavirus. El daño que causan estos químicos también puede provocar problemas respiratorios, como el asma, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que a su vez podrían conducir a un caso más grave de COVID-19.

Si bien es imposible eliminar estos riesgos por completo, hay cosas que puedes hacer para mantenerte más seguro durante una protesta. “Estamos tratando de tomar tantas precauciones como sea posible y seguir siendo visibles y vigilantes protestando”, dice Lane.

Consejos de seguridad para manifestantes

Si estás enfermo quédate en casa. Si tienes tos, fiebre o has estado expuesto recientemente a alguien con COVID-19, no te unas a las protestas. Los organizadores y los expertos en salud pública han compartido este consejo en repetidas ocasiones, enfatizando que salir cuando estás enfermo pone a otros en riesgo. Marcus y otros expertos también han sugerido que las personas consideren la cuarentena durante 14 días después de una protesta, si es posible.

Guarda tu distancia. Incluso cuando estés en una multitud, trata de mantenerte físicamente alejado de otros grupos de manifestantes tanto como puedas, dice Marcus. Salir a protestar con un grupo de personas con las que permanezcas, quizás las mismas personas que están en tu hogar, también puede ayudar, dice Chin-Hong. Si te quedas con un grupo, al menos podrás limitar las interacciones con personas fuera de ese grupo. Y si una persona da positivo para el coronavirus más tarde, todos en ese grupo pueden estar informados sobre la posible exposición.

Usa una mascarilla. El uso de una mascarilla ayudará a proteger a quienes te rodean de la COVID-19, lo cual es especialmente importante ya que puedes tener el virus, pero no presentar síntomas. Si se usa ajustadamente alrededor de la cara, dice Heisler, una mascarilla también puede ayudar a protegerte de respirar gases lacrimógenos. Es posible que debas quitarte la mascarilla rápidamente una vez que te alejes, para evitar respirar lo que se absorbe. Entonces, si puedes, trae mascarilla de repuesto en caso de que tú u otra persona de tu grupo necesite reemplazar una después de estar expuesto, dice Chin-Hong. La policía también debería usar mascarillas.

Minimiza los gritos y los cánticos. Gritar, cantar y corear puede propagar partículas virales a mucho más de 6 pies. El Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York recomienda mejor usar letreros y matracas o instrumentos que hagan ruido.

Trae una mochila. Según Heisler, querrás una bolsa pequeña para transportar artículos esenciales como mascarillas de repuesto, junto con abundante agua y desinfectante para manos. “Estábamos desinfectándonos las manos constantemente”, dice Lane. Y asegúrate de hidratarte, especialmente si protestas cuando hace calor. 

Usa gafas de protección. Existen varias razones para asegurarte de que tus ojos estén bien protegidos. Si una bala de goma te golpea en el ojo, “hay una alta probabilidad de que nunca más puedas ver nada con ese ojo, ni siquiera la luz”, dice Julie Schallhorn, MD., profesora adjunta de oftalmología en la escuela UCSF de medicina.

“La mejor protección contra las balas de goma es usar anteojos de plástico a prueba de roturas de policarbonato de calidad de construcción”, dice ella. Si bien no protegerá mucho más adecuadamente tus ojos contra un proyectil de alta velocidad, Schallhorn dice que las gafas de natación o las llamadas gafas de cebolla (hechas para cortar cebollas) pueden ayudar a proteger tus ojos contra gases lacrimógenos y gas pimienta, siempre que formen un sello hermético contra tu cara.

La COVID-19 se puede propagar a través de las membranas mucosas como las del ojo, por lo que los anteojos también pueden reducir el riesgo de contraer el virus, especialmente cuando se usan junto con una mascarilla.

No uses lentes de contacto. Tanto el gas pimienta como el gas lacrimógeno activan los nervios sensibles al dolor en los ojos (y otras membranas mucosas, como la boca).

“El solo hecho de estar expuesto a él no va a causar daño a largo plazo” a los ojos, dice Schallhorn. Sin embargo “duele hasta dejarte aturdido. Realmente duele muchísimo”.

Si usas lentes de contacto, estas sustancias nocivas pueden absorberse en el lente y prolongar el dolor que experimentas. “Definitivamente no debes usar [lentes de contacto] para las protestas”, dice ella.

Evita el maquillaje o la loción. Ya sea que sean a base de agua o de aceite, los maquillajes y lociones pueden atrapar el polvo de gas lacrimógeno contra la piel y hacer la experiencia más dolorosa, según Heisler. Es mejor usar bufandas y otras prendas para protegerte la piel.

Ten cuidado al enjuagarte los ojos. El asesoramiento en el Internet incluye una variedad de ideas sobre qué usar para enjuagarse los ojos en caso de que estés expuesto a gas pimienta o a gas lacrimógeno, incluidas sugerencias como el bicarbonato de sodio y el champú para bebés. Por lo general, poner sustancias extrañas en el ojo puede causar más dolor en lugar de ayudar. Lavarse los ojos con champú para bebés, por ejemplo, “puede romper el recubrimiento natural en la superficie del ojo y puede dejar tu ojo más irritado”, dice Schallhorn.

¿Qué deberías hacer en su lugar? Cuando sientas que te lagrimean los ojos, significa que ya están trabajando para enjuagar la sustancia dolorosa, dice Schallhorn. Las lágrimas artificiales o un enjuague suave con solución salina (hecha para los ojos) o, en caso de necesidad, agua embotellada también puede ayudar. La leche no hará mucho por el gas lacrimógeno, pero puede ayudar si te rociaron con gas pimienta, dice Schallhorn, ya que puede ayudar a liberar la capsaicina (el ingrediente activo en el gas pimienta) de los receptores del dolor.

Si un bote de gas lacrimógeno explota a corta distancia o si crees que tienes sustancias químicas o extrañas en tus ojos, acude a una sala de emergencias lo antes posible, dice Schallhorn.

Aléjate rápidamente de las balas de goma. Si te encuentras en una situación en la que ves cómo aumenta la tensión y la policía sostiene armas que parecen disparar balas de goma, “aléjate bastante”, dice Heisler. Estas armas son extremadamente erráticas e indiscriminadas, dice, y pueden ser mortales. “Ha habido casos de transeúntes que no participaron en las manifestaciones que fueron alcanzados en la cara con balas de goma”, dice ella.

Como directora médica de Physicians for Human Rights, Heisler dice que ha dirigido investigaciones sobre la violencia contra manifestantes en otros países, en casos en los que las personas han sido afectadas en la cara con gases lacrimógenos o han perdido un ojo después de recibir un balazo de goma.

“Es horrible ver ejemplos de casos en los Estados Unidos, dice ella. “Tenemos derecho a la libertad de reunión pacífica … queremos instar a nuestros legisladores y nuestros departamentos de policía que existen mejores formas que el uso de estas armas potencialmente letales”.

Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2021, Consumer Reports, Inc.