Los alimentos que te están engordando sin darte cuenta

Si a pesar de seguir un régimen alimenticio la báscula no refleja grandes resultados, es probable que estés consumiendo algunos alimentos que aparentan ser saludables y que en realidad son ricos en calorías, azúcares y grasas

Los alimentos que te están engordando sin darte cuenta
La mejor recomendación para bajar de peso es seguir una alimentación balanceada y natural, evita el consumo de comidas procesadas.
Foto: Flo Dahm / Pexels

Bajar de peso es uno de los temas más relevantes de todos los tiempos, es por ello que a lo largo del tiempo han surgido todo tipo de tendencias, dietas y productos que aseguran facilitar el camino. Lo cierto es que en algunos casos bajar de peso puede ser una tarea algo complicada, ya que existen múltiples factores que hacen que subamos de peso, muchas veces sin darnos cuenta. El cuerpo sube de peso ante diversos factores, por supuesto que el principal es el aumento de grasa, aunque también sucede cuando se da un incremento en la masa muscular y por retención de líquidos.  

Es muy normal que en determinado momento la pérdida de peso se estanque, inclusive muchas veces sucede cuando estamos siguiendo una alimentación equilibrada y realizando actividad física constante. Si a pesar de los esfuerzos la báscula no refleja avances, es momento de analizar tus hábitos, costumbres y con especial importancia revisar el tipo de alimentos que estás consumiendo. La comida puede ser nuestro mejor aliado o el peor enemigo, el tipo de alimentación que seguimos no sólo resulta fundamental en gozar de un peso corporal sano; es clave en el estado de salud general y en la prevención de enfermedades crónicas. 

Diversos especialistas en nutrición han comprobado que una de las principales causas del aumento de peso o de no obtener los resultados óptimos aún estando en planes alimenticios, se debe al consumo de ciertos alimentos que aparentemente son saludables y bajos en calorías y no lo son. Conoce cuáles son los principales productos que pueden estar ocasionando una ingesta extra no sólo de calorías, de azúcares, grasas saturadas, entre otros nutrientes que se relacionan directamente con el aumento de peso.

1. Ensaladas de fast food

Es muy normal que los días acelerados y con poco tiempo nos obliguen a comer fuera de casa, probablemente los restaurantes de comidas rápidas sean la alternativa más accesible en todos los sentidos. Si estás intentando cuidar la línea lo más normal es que optes por el consumo de alguna ensalada, sin embargo es indispensable vigilar los elementos que la ensalada contiene. En la mayoría de los casos no representan una opción saludable ya que suelen contener pollo rebozado o frito, tocino, quesos grasosos, exceso de sodio y sobre todo aderezos sumamente calóricos. La mejor recomendación si decides comer una ensalada es elegir aquellas variantes que contengan abundantes vegetales, proteínas a la parrilla (como pollo o salmón), sin quesos y aderezadas con aceite de olivo y vinagre. 

Ensalada césar con pollo./Foto: Pixabay

2. Barritas energéticas

Probablemente las barritas energéticas sean uno de los productos más consumidos cuando queremos cuidar la línea y comer colaciones saludables. Sin embargo las opciones comerciales se destacan por ser productos altamente procesados, que contienen altos niveles de azúcares, grasas saturadas, aceites vegetales, aditivos y colorantes, en general no brindan nutrición. Lo mejor que puedes hacer es preparar tus barritas caseras, es un hábito divertido, mucho más saludable y un buen ahorro. Adicionalmente tendrás la opción de agregar tus ingredientes favoritos, elige cereales de grano entero, frutos secos naturales, chocolate amargo y semillas. 

barras energéticas
Barritas energéticas./Foto: Shutterstock

3. Jugos comerciales

Los jugos de fruta envasados son un enemigo del peso y de salud, se trata de bebidas altamente procesadas, con un alto valor calórico y nula nutrición. Normalmente contienen mucha azúcar, endulcorantes y aditivos. Recuerda que aunque un jugo sea 100% natural, es una bebida que se distingue por contener un índice glucémico mucho mayor al de la fruta en pieza, por lo que es importante controlar y vigilar su consumo. Los jugos verdes, es decir que se elaboran con frutas y vegetales, resultan una buena opción siempre y cuando sean elaborados en casa; aportan mucha fibra. 

Jugo de naranja. /Foto:Myriam Zilles/Pixabay

4. Sopas y cremas precocinadas

Las sopas y las cremas de vegetales son una extraordinaria opción para bajar de peso, esto se debe a su alto valor nutricional y a su poder saciante, que ayuda a que comamos comes y evita los antojos. Sin embargo las variantes comerciales de sopas o cremas instantáneas y de sobre, no son una opción saludable y tampoco un buen aliado para perder peso; esto se debe a que son altamente procesadas y en general son calóricas, contienen altos niveles de sodio, aceites, aditivos y grasas. El sodio es uno de los principales enemigos del peso ya que se relaciona con retención de líquidos; recuerda que lo mejor es preparar tus comidas en casa, con ingredientes naturales, frescos y de temporada. 

campbells
Sopa enlatada./Foto: BBC

5. Chips de verdura

En los últimos años como parte de las tendencias de salud y bienestar se han creado todo tipo de productos que resultan alternativas mucho más saludables, tal es el caso de las famosas chips de verduras, que son consideradas un gran sustituto a las papas fritas o botanas saladas. Sin embargo es importante revisar las etiquetas de los productos y recordar que finalmente se trata de preparaciones fritas y que en muchas ocasiones contienen un alto contenido en conservadores y aditivos. Por otra parte aquellos chips de verduras que pasen por un proceso de deshidratación son opciones más saludables, sin embargo debido a su técnica de preparación pierden gran parte de sus vitaminas y minerales originales. 

Chips de remolacha o betabel./Foto: Agencia Reforma

6. Embutidos empacados

Es muy probable que tengas en la nevera un paquete de pechuga de pavo o jamón York en paquetes previamente envasados, prácticamente todos los consideramos una opción de proteína saludable y baja en calorías. También este tipo de productos son valorados por su versatilidad ya que se usan en muchos platillos, sin embargo es importante saber que son alimentos procesados en los cuales la industria alimentaria suele agregar espesantes como es el harinas, féculas de patata y elevadas cantidades de sal y azúcar. Son una buena opción siempre y cuando se consuman opciones frescas y en las que revises bien su etiquetado, evita aquellos productos que contengan aditivos.

Rollitos de pavo. /Foto: Suministrada

7. Cereales de desayuno

Incluir cereales en la dieta, sobre todo en el desayuno es un buen hábito de salud ya que se destacan por brindar nutrición y buena energía, también se asocian con grandes beneficios para la salud digestiva e intestinal, en gran parte por su alto contenido en fibra.  Sin embargo es indispensable elegir cereales de grano entero, lo que sucede con los cereales comerciales es que se destacan por su alto contenido en azúcares, cereales refinados, aditivos y en algunos casos grasas trans. Una buena idea es preparar tus cereales en casa, eligiendo el tipo de granos e ingredientes adicionales que les agregarás, de está forma si resultan saludables y ligeros. 

Cereal de desayuno. /Foto: Shutterstock