Qué son los nódulos en la tiroides y cómo se diagnostican

No todos los nódulos tiroideos presentan síntomas perceptibles por el paciente
Qué son los nódulos en la tiroides y cómo se diagnostican
Foto: Shutterstock.

La tiroides es una glándula muy importante para la salud humana, lo que se percibe cuando sufre algún tipo de alteración. En esta ocasión, vamos a hablar de los nódulos tiroideos y de los síntomas que pueden desarrollar.

¿Qué son los nódulos tiroideos?

Según el Dr. Juan Carlos Galofré de la Clínica Universidad de Navarra, un nódulo tiroideo es un crecimiento focal que tiene lugar en la glándula tiroides. Dicho crecimiento puede ser único o múltiple, que es aquello que resulta en un bocio multinodular.

Si los nódulos tiroideos presentan un contenido líquido, se les denomina quistes. Sin embargo, ellos pueden tener una estructura sólida si consisten en un tejido principalmente celular. También hay nódulos mixtos, es decir, líquidos y sólidos a la vez.

En la mayoría de casos, los nódulos tiroideos no presentan síntoma alguno, excepto el abultamiento visible en la región anterior al cuello. Con un crecimiento importante, estos nódulos pueden tener una fuerza compresiva sobre las estructuras vecinas.

Diagnóstico de los nódulos tiroideos

tiroides
Foto: Shutterstock

El diagnóstico inicial sobre los nódulos tiroideos suele ser por la inspección y palpitación de un experto en el transcurso de una revisión médica por un motivo distinto a los nódulos.

Detectado el nódulo, el diagnóstico se realiza mediante una ecografía con estudio citológico por punción con aspiración de aguja fina. Esta aguja es muy sensible para así determinar la posible malignidad del nódulo tiroideo.

El material extraído es llevado a un laboratorio en que se analiza y se concluye si el nódulo tiroideo es benigno o no. Por último, se le da el diagnóstico completo al paciente.

Si percibes alguna alteración o particularidad respecto a tu tiroides, lo más inteligente es que acudas a tu proveedor de atención médica y te hagas exámenes para identificar el problema de fondo y así poder tratarlo.