¿Quién paga el muro fronterizo? La respuesta de Administración Trump tras encuentro con AMLO

La barrera física entre EE.UU. y México es uno de los fuertes del presidente estadounidense para su reelección

¿Quién paga el muro fronterizo? La respuesta de Administración Trump tras  encuentro con AMLO
Trump firmó la milla 200 del muro fronterizo el 23 de junio.
Foto: SAUL LOEB / AFP / Getty Images

La secretaria de prensa de la Casa Blanca fue breve cuando este miércoles, tras la reunión del presidente Donald Trump con su homólogo mexicano, le preguntaron sobre si había surgido el tema del pago del muro fronterizo cuando ambos mandatarios se reunieron en privado. “Este tema no surgió cuando yo estaba en la sala”, se limitó a decir Kayleigh McEnany.

En su campaña electoral de 2016, Trump hizo de la barrera física con el país vecino su principal promesa de campaña y durante el presente mandato ha insistido en ella. De hecho, las obras han continuado a pesar de las trabas legales y de la irrupción de la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, el Ejecutivo parece estar lejos de alcanzar la meta de las 450 millas que se había marcado para antes de que acabe este 2020. Trump firmó el pasado 23 de junio apenas la milla 200.

La promesa electoral de Trump no era solo construir un muro, según él, inquebrantable sino que también pretendía que lo pagara México. Y ha repetido ese falso mantra desde que llegó a la Casa Blanca.

El predecesor de Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto, dejó claro en mayo de 2018 que “México NUNCA pagará por un muro. Ni ahora, ni nunca. Atentamente, México (todos nosotros)”.

La financiación del vallado en la frontera sale en realidad del bolsillo de los contribuyentes estadounidenses de ahora y de los que hereden la deuda federal. El Pentágono anunció en febrero que recortaría miles de millones de dólares de presupuesto militar para levantar el muro.

Trump ha tratado de inventar fórmulas para tratar de demostrar que México pagaría el muro. Una de ellas es el tratado de libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos -que ha traído a López Obrador hacia el norte. Pero, aunque las relacionas comerciales sean ahora mucho más rentables, algo que economistas ven con escepticismo, el dinero del mucho se podría haber usado para cualquier otro programa.