Tres familias de soldados de la base militar de Vanessa Guillén buscan esclarecer sus muertes

Los restos mortales de Gregory Morales, Brandon Rosecran y de la soldado latina aparecieron entre mayo y julio
Tres familias de soldados de la base militar de Vanessa Guillén buscan esclarecer sus muertes
Las familias de Rosecrans y Morales agradecen la ayuda del Ejército.
Foto: EFE

Los cuerpos sin vida de tres soldados de la base militar de Fort Hood, en Texas, han conmovido en los últimos meses a sus familias, sus comunidades y buena parta del país. Sus familias no solo lloran sus muertes sino que también imploran información sobre qué pasó con ellos.

A Brandon Rosecrans, de 27 años, lo hallaron muerto el 18 de mayo en Harker Heights. Su cuerpo tenía heridas de balas mortales y lo esta junto a su Jeep, que habían quemado.

Thomas Berg Sr. dijo a abc13 que el día que se enteró de la muerte de su hijo fue el peor de su vida. Cada mañana, al levantarse en su casa de Missouri, Berg busca en su teléfono respuestas sobre el asesinato de su hijo.

El hombre, que se ha implicado en la investigación, no se suma a las críticas que últimamente han llovido sobre las autoridades militares de Fort Hood y dice valorar su ayuda así como la del Departamento de Policía de Harker Heights. Él cree que las amenazas para los soldados llegan desde fuera de la base.

Al calor de la muerte de Vanessa Guillén, salió a la luz el caso del soldado también latino Gregory Morales. La desaparición de Morales fue denunciada en agosto de 2019, pero sus restos mortales aparecieron cerca de la base el pasado mes de junio, mientras buscaban a Guillén.

“Creo que lo que las tres familias estamos pasando es parecido”, dijo a la citada cadena Kim Wedel, la madre de Morales. “Tienes miedo a perderte una pista. Es triste si descubre es algo. Es triste si no lo descubres“, añadió la mujer.