Una pareja de Kentucky está bajo arresto domiciliario después de dar positivo por COVID-19

Te contamos por qué esta pareja tiene hasta grilletes electrónicos puestos

Una pareja de Kentucky está bajo arresto domiciliario después de dar positivo por COVID-19
La imagen muestra un monitor de tobillo.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

¿Grilletes electrónicos por tener el coronavirus? Eso fue lo que le sucedió a una pareja de Kentucky que está bajo arresto domiciliario después de que uno de ellos dio positivo por coronavirus y se negó a firmar unos documentos de auto cuarentena.

Elizabeth Linscott se hizo la prueba de COVID-19 porque planeaba visitar a sus padres.

“Mis abuelos también querían verme, así que solo para asegurarme de que, si tuviese un resultado negativo, estarían bien, y todo estaría bien”, dijo Linscott.

Después de dar positivo pero sin mostrar ningún síntoma, Linscott dijo que el Departamento de Salud la contactó y le pidieron que firmara unos documentos.

“Estuve de acuerdo en llamar al Departamento de Salud si iba a salir. Llamaría al Departamento de Salud si iba a salir de mi casa por cualquier motivo”, dijo Elizabeth al canal ABC 30.

Pero, ella eligió no firmar los documentos.

“Recibí un mensaje de ellos, un mensaje de texto que decía que, debido a mi negativa a firmar, esto se intensificará y la policía estará involucrada”, dijo Elizabeth.

Más tarde esa semana, el sheriff del condado saludó al esposo de Linscott, Isaiah, en la puerta de su casa.

“Abro la puerta, y hay como ocho personas diferentes, cinco autos diferentes, y estoy como ‘¿qué diablos está pasando?’ Este tipo está en un traje con una máscara. Es el tipo del Departamento de Salud, y tienen tres papeles para nosotros. Para mí, ella y mi hija “, dijo Isaiah.

A la pareja se le ordenó usar monitores de tobillo. Si viajan más de 200 pies, se notificará a la policía.

“No robamos una tienda. No robamos algo. No golpeamos y corrimos. No hicimos nada malo”, dijo Linscott.

La pareja dijo que nunca se negaron a la cuarentena. Simplemente no estaban de acuerdo con la redacción de los documentos.

¨Y eso es exactamente lo que el Director del Departamento de Salud Pública le dijo al juez, que me negaba a ponerme en cuarentena por esto, y ‘ese no es el caso en absoluto. Nunca dije eso'”, dijo Elizabeth a ABC 30.

Elizabeth Linscott dijo que incluso sin el monitor de tobillo, ella había planeado ser cautelosa, y si hubiera necesitado atención médica, habría informado a los trabajadores de la salud que estaba infectada con el virus.